​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 14 May 2018

¿Buscas un socio industrial para tu startup? Estas son sus ventajas y desventajas

Un socio industrial puede ser una buena opción para financiar tu startup, pero también entraña riesgos.

Tienes una startup, necesitas financiación y por ahora los inversores externos no te han dado demasiadas buenas noticias. ¿Tienes alternativa? Sí, y una de ellas es buscarte un socio industrial para llevar a tu compañía al siguiente nivel.

¿Qué es un socio industrial? Se trata de una gran empresa (por lo general, uno de los líderes de tu sector) que decide invertir en ti para caminar juntos. Suele suceder, sobre todo, cuando esa empresa te gana en casi todos los aspectos, pero tú le ganas en uno (o más) que le resulta necesario.

Es aquí donde te planteas la pregunta: ¿acepto a un socio industrial o no? La decisión es tuya, pero aquí vamos a darte algunas ventajas y otras desventajas.

Ventajas de contar con un socio industrial en tu startup

1. Financiación. Eso es lo que buscabas, ¿no? Dinero para seguir desarrollando tu compañía. En este caso, has acertado: seguramente tu socio tenga ese dinero y, además, sabrá decirte la mejor forma de usarlo.

2. Know how del sector. A menos que el inversor de tu empresa sea un business angel de perfil bajo, casi nunca tendrá la obligación de ayudarte en el día a día de tu startup (porque seguramente, de hecho, no sabrá ni la mitad de lo que sabes tú). Sin embargo, créenos, tu socio industrial sabrá más, mucho más que tú. Y ese conocimiento del sector te vendrá de perlas cuando necesites seguir creciendo.

3. Exposición y proyección. No nos engañemos: tener una startup te puede dar imagen e incluso cierto glamour, pero nada que ver andar bajo el inmenso paraguas de una gran compañía. Si tienes un socio industrial, eso demostrará que confían en ti, y eso solo puede ser una buena noticia.

Desventajas de tener un socio industrial

1. Restricción de movimientos. Imagínate que tu startup crece mucho. De hecho, crece mucho más de lo que incluso tu socio industrial habría imaginado. Sé sincero contigo mismo: ¿de veras crees que te va a dejar que te lo lleves por delante? El punto negativo de tener un socio industrial es que tus movimientos siempre estarán medianamente restringidos por tu nuevo accionista.

2. ¿Más inversión? Esto es importante: imagínate que, en un momento dado, necesitas más financiación, pero tu socio industrial no está dispuesto a dártelo. Has de saber que, en ese momento, tendrás más difícil acceder a otros inversores, que te verán ligado a la gran compañía. Además, pensarán que si tu propio competidor no ha querido ayudarte… por algo será.

3. ¿Quién te va a comprar? Si estás aliado con una gran compañía como socio industrial, hazte a la idea de que la posibilidad de que te compre un grande irá tendiendo a cero. O te compra tu socio… o será difícil que otro lo haga.

Por último, si vas a ver a un posible inversor, no olvides preparar 6 datos fundamentales que te contamos en este post.

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Modelos de negocio disruptivos

    En los últimos años estamos asistiendo a una aceleración radical de la innovación y la creación de nuevos modelos de negocio gracias al desarrollo tecnológico. Esta tendencia explorará qué nuevos modelos de negocio generarán las nueva generación de tecnologías disruptivas como la Inteligencia artificial, el Blockchains, la robotica, etc.

  • Luis Martínez Ribes
    Luis Martínez Ribes

    Profesor de Marketing e Innovación en ESADE