​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Akademia 01 Ene 2019

7 avances tecnológicos que están transformando drásticamente cómo aprendemos

El uso de estas tecnologías en la educación está modificando el modo en el que aprendemos.

Según The Next Web (TNW), hay siete avances tecnológicos “que están transformando drásticamente cómo aprendemos, tanto dentro como fuera del aula, ayudando a cambiar la educación para mejor”.

El uso de estas tecnologías en la educación está modificando el modo en el que aprendemos:

1. Impresoras 3D

La fabricación digital, y en concreto la impresión 3D, permiten aprender haciendo. Una educación experiencial que “facilita que los niños desarrollen sus habilidades de resolución de problemas”. TNW señala que estas “ofrecen una increíble oportunidad de aprender los conceptos básicos de ingeniería y diseño con una integración wifi con la tecnología que usamos diariamente”. Además, son fáciles de usar, lo cual las convierte en “una herramienta fantástica y sorprendentemente sencilla para despertar la imaginación y el aprendizaje”.

2. Ludificación

También conocido como gamificación o gamification, el concepto hace referencia a la aplicación de mecánicas de juego a entornos no lúdicos. La gamificación tiene su origen en los videojuegos y se ha popularizado en los últimos años. TNW cita como ejemplo el conocido Minecraft, juego que se ha utilizado para enseñar de todo, desde historia hasta comprensión lectora. “Mediante la creación de un entorno interactivo con claras reglas y objetivos, los juegos digitales fomentan una experiencia de aprendizaje más activa, más adecuada para captar la atención de los estudiantes”.

3. Realidad virtual

La educación inmersiva es una de las aplicaciones de esta tecnología. Ya ha sido -señala TNW- implementada en muchas escuelas de Europa y Estados Unidos, “sobre todo en materias como biología o arquitectura, donde la interacción con las imágenes puede mejorar en gran medida la experiencia de aprendizaje”. También hay herramientas como Google Expeditions, que permite a los profesores compartir con sus alumnos o asignarles tours de exploración (por ejemplo, a la superficie de Marte o a los arrecifes de coral de Australia).

4. Cursos online abiertos (MOOC)

De sobra conocido es que muchas de las universidades más prestigiosas del mundo -como el MIT o Harvard- ofrecen cursos gratuitos en internet abiertos a una audiencia global y masiva. Son los denominados MOOC (Masive Open Online Courses). Estos cursos se sirven de herramientas como los vídeos y las videoconferencias en directo o en diferido, foros de discusión en tiempo real, pruebas y exámenes “para proporcionar una experiencia de aprendizaje completo”, destaca TNW.

La Fundación Innovación Bankinter, a través de su programa Akademia ofrece Moocs para promover la innovación en España y Portugal.

5. Skype

Aunque la herramienta en sí no es nueva, si admite nuevos usos. “Debido a que Skype le permite comunicarse fácilmente con personas de todo el mundo -reseña TNW- muchas empresas han lanzado servicios de aprendizaje de idiomas que conectan a los estudiantes directamente con un hablante nativo”.

6. Big data y aprendizaje personalizado

El análisis y procesamiento de volúmenes masivos de datos (big data) permite realizar un seguimiento de todo. TNW cita, por ejemplo, cómo el big data se puede utilizar para identificar áreas en un texto donde los estudiantes están teniendo dificultades para entender los materiales, o dónde quieren aprender más sobre un tema en particular. Las ideas individualizadas ayudan a los maestros a abordar mejor las necesidades de los estudiantes y a proporcionar una retroalimentación que mejorará su capacidad de aprendizaje.

7. Tabletas

TNW cita herramientas como los iPads o las Chromebook, que “están fomentando el aprendizaje basado en la investigación en las aulas”. Destaca que su uso ha invertido toda la experiencia en el aula: en lugar de ser el profesor quien lo administra todo, los estudiantes están a cargo de su propia investigación, y el maestro facilita la experiencia. Esto tiene ventajas como ventaja que los estudiantes “se vuelven más comprometidos y tienen una mayor probabilidad de retener lo que estudian”.

Artículos relacionados

Más en nuestra web