​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 25 Jun 2018

¿Cómo ha transformado la tecnología a los medios de comunicación?

Los lectores nunca habían tenido tanto periodismo en la punta de sus dedos, tan barato y tan fácil de acceder.

Los medios de comunicación creyeron que podrían devorar la tecnología y ha sido la tecnología quien ha terminado devorándolos y transformándolos para siempre. En este post nos vamos a centrar, sobre todo, en los periódicos, porque son los que reflejan mejor el cambio que se ha producido. Apreciaremos su revolución a través de los hábitos de sus lectores.  

En los noventa, los lectores no se habían habituado a leer las noticias en la pantalla de un ordenador portátil o de mesa, que eran prácticamente la única opción de consultar las ediciones digitales. Las páginas tardaban en cargar, se parecían mucho a las del papel y, además, la experiencia de tocar, estrujar, recortar y deshacerse de un periódico no se podía comparar, ni remotamente, a lo que ofrecían las webs. Prestábamos alguna atención a los anuncios, principal fuente de financiación de la prensa, sobre todo en soporte físico y, muy especialmente, en las páginas de los diarios.  

Desde principios del SXXI, todo comenzó a cambiar rápidamente. Para empezar, la velocidad de conexión y carga se multiplicaron y eso hizo posible una navegación más fluida e incluso visionar vídeos y escuchar audios sin cortes innecesarios. También nos habituamos a leer en las pantallas y ya no nos veíamos obligados a hacerlo en las del ordenador (podíamos utilizar una tableta o un smartphone con pantalla grande).

Al mismo tiempo, se crearon ediciones de los medios en webs y aplicaciones totalmente optimizados para internet y que ya no eran malas copias de las ediciones impresas. Finalmente, los lectores de prensa ya no consumíamos los anuncios que acompañaban a las noticias preferentemente en formato físico, en las hojas del periódico y casi anónimamente; ahora los consumíamos sobre todo en digital y, además Google y Facebook, que son los intermediarios preferentes, conocen nuestros intereses y pautas de compra.   

¿Cuál es el futuro que sugieren los hábitos de los lectores? En principio, parece que nos dirigimos a un mundo de artículos cortos e interactivos donde el vídeo dominará al texto. También es un mundo en el que, gracias al big data, se conoce mejor al cliente final y, por lo tanto, se contrastan con sencillez sus expectativas. Por supuesto, los periódicos han comprendido que sus noticias deben adaptarse no sólo al lenguaje de los lectores digitales, sino al de los dispositivos móviles donde se consumen las noticias y, en cierta forma, a las redes sociales, que se están convirtiendo en una de las principales fuentes de información para los menores de treinta años.

Los lectores nunca habían tenido tanto periodismo en la punta de sus dedos, tan barato y tan fácil de acceder. La tragedia para las empresas y los periodistas es que esos mismos lectores, según parece, nunca habían estado menos dispuestos a pagar por los contenidos. El único futuro posible para los periódicos tradicionales, que reinaban en los noventa, pasa por convencerles a los lectores de lo contrario.

Artículos relacionados

Más en nuestra web