​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Conoce cómo nació la startup de comidas wetaca, que quiere democratizar las técnicas de alta cocina.

Andres Casal y Efrén Álvarez, los fundadores de Wetaca, se conocieron en la universidad. Efrén participó en el concurso Masterchef de TVE y realizó unas prácticas de cocina en el restaurante Abac con 3 estrellas Michelin, donde aprende una innovadora técnica de cocina, el abatido, que consiste en "bajar la temperatura rápidamente dentro de rangos que eviten la proliferación bacteriana sin alterar los alimentos organolépticamente y nutricionalmente".

Juntos, asumieron el reto de hacer que la gente comiese bien ya que todos tenemos poco tiempo para preparar la comida y comemos mal. La propuesta de Wetaca es ofrecer un menú de comida casera a domicilio, aplicando técnicas de alta cocina para envasar al vacío las porciones individuales. Wetaca es un negocio de comida, centrado en la comida (no en logística), que utiliza técnicas de alta cocina en el menú diario.

El proyecto comenzó utilizando el premio de Efrén en Masterchef para comprar la máquina de vacío y cocinando en casa para 7 amigos la primera semana. En 3 meses, pasaron de 7 pedidos a 30, con gente que repetía todas las semanas. Trabajaban sólo ellos dos. Recibían los pedidos el miércoles, cocinaban de jueves a sábado y el domingo hacían el reparto. El proceso era muy precario con una mala logística, por lo que decidieron pedir financiación (a padres y amigos) para poder trasladarse a un obrador. Ahora tenían que demostrar que eran rentables y que podían extender Wetaca a personas que no les conocían.

El negocio crecía, ya tenían más de 100 pedidos a la semana. Decidieron comenzar una primera ronda de financiación con dos propósitos:

  1. Contratar cocineros para aumentar el número de pedidos.
  2. Empezar a invertir en marketing.

Llegada la financiación, tenían que demostrar que podían mantener la calidad a medida que crecían, captar y fidelizar al cliente y ser capaz de gestionar a un equipo cada vez más grande.

Andrés nos cuenta que cuando empezaron a trabajar en marketing, se dieron cuenta que utilizar la palabra tupper era la clave del éxito. Wetaca te lleva el tupper para comer en el trabajo. La campaña en Facebook alrededor de este concepto multiplicó por 5 las ventas. Esto les permitió tener un crecimiento superior al 27%.

Pronto la cocina se les quedó pequeña, y para escalar, necesitaban aumentar la cocina para mantener la misma calidad en un mayor número de pedidos. Ahora mismo están en una cocina de más de 600m2 y son más de 35 personas trabajando.

Andres nos contó en la sede de Bankinter en Madrid los siguientes pasos en el corto plazo de Wetaca:

  • Internacionalización, están pensando en replicar el modelo en Reino Unido a finales de 2018.
  • Mantener la calidad de los pedidos siendo lo más rentables posibles. Piensan en comprar el producto directamente al productor.

A continuación, puedes ver una entrevista a Andrés Casal:

 

Artículos relacionados

Más en nuestra web