​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

El sector tecnológico es fantástico, pero no mejora tanto la economía real como creemos.

Durante el Future Trends Forum sobre modelos de negocio disruptivos, el experto Tyler Cowen explicaba por qué nuestra economía no es tan productiva como puede parecer.

Según Tyler, las estadísticas de productividad pueden ser difíciles de interpretar. Sin embargo, muestran que, en muchos países, se registró una disminución del índice de crecimiento de la productividad en 1973, y en 2004 ocurrió de nuevo. Esto se aplica a muchos países occidentales desarrollados, como por ejemplo en Japón, donde el crecimiento de la productividad es mediocre. Como apunta Tyler, no es el fin del mundo, pero es una señal de que en realidad no somos tan productivos ni tan dinámicos como creíamos.

Como comenta Cowen en su conferencia, hubo una época de esplendor de las TI a mediados de los 90, entre 1995 y 1998, aproximadamente. En aquel entonces, en Estados Unidos todo parecía maravilloso. Se produjeron grandes avances en el campo de las TI, las tasas de productividad eran excelentes, los salarios reales estaban en alza… Para Cowen, aquellos años nos proporcionan una imagen clara de qué se siente cuando las cosas van bien.

Si examinamos el salario real medio, considerando la inflación, del hombre estadounidense medio, vemos que era más elevado en 1969 que hoy, a pesar de que la comparación de la inflación a lo largo de tantas décadas no es fiable.

Los datos cuantitativos, como cuánto trabajamos o si la población activa se está reduciendo, parecen concordar con la visión de que el salario real de la mayoría de los estadounidenses se ha estancado en lugar de incrementarse. Si el salario real fuese más alto de lo que calculamos debido a las ganancias de productividad no cuantificadas y los problemas de medición de la inflación, de ahí se inferiría que las personas trabajan mucho más de lo que las cifras indican.

Las cifras de inversión bruta no están mal, pero la inversión neta está de capa caída. Esto podría ser difícil de interpretar: ¿es que invertimos más en software? ¿Son las inversiones en software son más o menos rentables? ¿Se devalúan más rápido? En realidad, es probable que así sea en ciertos aspectos, pero los datos de inversión neta no son para tirar cohetes.

En opinión de Cowen, el cambio económico se está ralentizando en casi todas sus formas. El sector tecnológico es fantástico, pero no mejora tanto la economía real como creemos. 

Al observar los datos de productividad, de salarios, de start-ups, de movilidad, de desigualdad, distintos indicadores de la productividad... el resultado es un poco triste, afirma Cowen. No es el fin del mundo, pero para él, el milagro de la productividad se ha acabado. Sin embargo, señala que en un futuro volverá.

Puedes ver más vídeos en nuestro canal de Youtube, haciendo click aquí.

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Modelos de negocio disruptivos

    En los últimos años estamos asistiendo a una aceleración radical de la innovación y la creación de nuevos modelos de negocio gracias al desarrollo tecnológico. Esta tendencia explorará qué nuevos modelos de negocio generarán las nueva generación de tecnologías disruptivas como la Inteligencia artificial, el Blockchains, la robotica, etc.

  • Thierry Malleret
    Thierry Malleret

    Co-fundador y autor en Monthly Barometer