​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 23 Jul 2018

¿Ha llegado la hora de monetizar? Las pistas de que ya debes empezar a ganar dinero

No es que te venga bien, es que, sin él, igual no vas a ningún sitio.

No nos engañemos: en el mundo startupero en general, monetizar no es lo (más) importante. No decimos que no haya que hacerlo, ojo, de hecho lo ideal sería que lo hicieses cuanto antes, incluso desde el primer día, pero estaríamos mintiendo si dijésemos que la monetización es básica en una startup.

¿Por qué? Porque en el ámbito digital y tecnológico, ante todo, lo primero y esencial es presentar tu producto, que guste, que consiga tracción y que sea usado por mucha gente. Será más adelante cuando llegue la monetización. Y si no eres capaz de monetizar, quizá llegue otro que, chequera por delante, te quite de en medio el problema y se ponga él a hacerlo.

Pero no nos vengamos tan arriba: aunque hayas participado en el juego de no obsesionarte con monetizar, pues oye, algún día habrá que hacerlo. Y estas tres situaciones te marcan tres puntos de inflexión para empezar a pensar en sacar una cierta facturación dentro de tu startup.

1. Cuando necesitas dinero

Obvio, ¿verdad? Aunque tampoco es una verdad absoluta, ya que, si se te está acabando el dinero, es (medianamente) probable que los inversores consideren que estás haciendo un buen trabajo y te den financiación aunque sigas sin facturar un solo euro. Pero si no consigues inversores… ay, amigo, entonces más te vale ponerte a monetizar tu producto lo más pronto que puedas.

2. Cuando te has tocado techo

Imaginemos que al montar tu startup te planteaste varios objetivos: alcanzar equis cantidad de usuarios, estar presente en ciertas zonas geográficas, conseguir un uso equilibrado de tu producto… ¿Has conseguido ya todo eso? En ese caso parece difícil que puedas seguir creciendo, así que ya puedes ponerte a (intentar) monetizar lo que has conseguido.

3. Cuando necesitas financiación

Hay inversores a los que no les importará nada que no estés monetizando, pero caray, al menos necesitarán saber que vas a intentarlo. Aunque no hayas empezado a monetizar, ¿has pensado ya en la estrategia que llevarás a cabo cuando te toque hacerlo? Es probable que muchos inversores te pregunten por ese plan antes de decidir si invierten su dinero en tu proyecto.

Si estás en búsqueda de financiación para tu startup, échale un vistazo al programa Emprendedores.

4. Cuando quieres vender

Está claro que a esa gran empresa le ha encantado tu startup: tiene usuarios, tiene recurrencia, ha conseguido estar en todas partes… pero, ¿conseguirán ellos monetizar lo que tú no conseguiste? Igual empezar a hacerlo es una forma de mostrarles el camino y facilitar que te compren la empresa.

Artículos relacionados

Más en nuestra web