​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 24 May 2018

¿Harías un plan con desconocidos? Es más común de lo que piensas

Cada vez es más común compartir los momentos de ocio con desconocidos. Te contamos los motivos.

En pocos años, las actividades culturales y el ocio con desconocidos se han multiplicado. Lo que antes era una rareza de minorías, ahora se ha vuelto cada vez más mayoritario.

Hasta hace algunos años, las reglas estaban claras. Podíamos conocer gente en las actividades culturales que hiciésemos, pero no quedábamos con ellos para hacerlas. Íbamos a una exposición de fotografía y tropezábamos con alguien divertido en una visita guiada, coincidíamos entre gritos y canciones en un concierto con una alma gemela o, simplemente, nos apuntábamos a una excursión en la montaña y descubríamos a un grupo estupendo. Cuando nos acercábamos al cine, nadie salía de la sala con amigos nuevos que no fuesen los personajes de la película.

Sobre todo en los últimos diez años, la situación ha empezado a mutar a gran velocidad en el terreno del ocio cultural y en el ámbito del deporte. ¿Por qué?

  • Un motivo clave es que muchos solteros de entre 35 y 45 años se quedan descolgados mientras sus amigos de siempre prefieren permanecer con sus familias y parejas.
  • Otro motivo es que cada vez se ve con más normalidad que participemos en actividades con grupos donde sólo conocemos al organizador (y vagamente además).
  • Por último, se han multiplicado las webs y aplicaciones móviles, como Meetup, donde los organizadores proponen un abanico cada vez más diverso de actividades de ocio. Entre su oferta se pueden encontrar los museos, las excursiones en el monte y, sí, por fin también el cine.

Todo parece indicar que estamos sólo al principio. Los organizadores de encuentros son cada vez más profesionales y eso va a más porque están surgiendo empresas diminutas que cobran cantidades muy pequeñas por rastrear y poner en marcha los planes. Para algunas personas, estos eventos se están convirtiendo en una importante fuente de ingresos.

Además, su éxito depende muchísimo de las experiencias de los que asisten y de las valoraciones y comentarios posteriores a las actividades. Los análisis de las interacciones de los usuarios dentro de las grandes plataformas permiten ajustar cada vez más la oferta a sus necesidades y, con el tiempo, eso les dará la ocasión de segmentar sus servicios y cobrar y satisfacer a más grupos. Geográficamente, cada vez son más las ciudades -normalmente suelen superar los 100.000 habitantes- que consumen decenas de planes culturales y de ocio con desconocidos todas las semanas. 

Artículos relacionados