​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 17 Sep 2018

¿Necesitas un inversor profesional o una celebrity? Ojo, que los dos pueden salirte bien (o mal)

Son los últimos grandes interesados en las startups, así que quizá quieras que se unan a tu proyecto.

La lista es muy extensa: los futbolistas Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo y Gerard Piqué, la exministra Cristina Garmendia, el cantante Alejandro Sanz, el publicista Risto Mejide, el actor Ashton Kutcher, la familia Polanco, el cómico Andreu Buenafuente… En los últimos años, las startups tecnológicas se han convertido en uno de los mayores objetos de deseo de las grandes celebrities de todo el mundo.

Y claro, llegado este entusiasmo, muchas son también las startups que, en vez de optar por buscar inversión en fondos profesionales, prefieren acercarse a los famosos para ver si, dentro de su incipiente fiebre inversora, quieren meter su dinero en sus respectivos proyectos. Pero, ¿es esto una buena idea? En principio no: al César lo que es del César, y que cada cual juegue en el terreno que mejor domine. En cualquier caso, la decisión es tuya, y cada perfil puede tener sus puntos positivos:

A favor del inversor famoso para tu startup:

  1. Exposición. En ocasiones, los famosos que invierten en startups aportan parte de su inversión precisamente en ser la marca de la compañía. Y esto puede ser muy positivo, ya  que no será igual que hagas publicidad con tu cara que con la de Gerard Piqué o Andreu Buenafuente.
  2. Atracción. Algunos de estos famosos, sobre todo cuando no están adscritos a algún gran fondo, suelen invertir en grupo. Así pues, el hecho de tener a un famoso en tu accionariado podría atraer a otros famosos que también se unan a la aventura con su dinero y, evidentemente, aportando también su imagen.
  3. Atención mediática. En una industria en la que las rondas de financiación ya no son una noticia en España, casi todas las rondas que salen en los medios de comunicación deben su aparición al montante (si es muy elevado) o a la presencia de este tipo de personalidades. No hay más que ver los casos de la familia Polanco o de celebrities como Gerard Piqué:  startup en la que invierten, startup que sale en los medios.

A favor del inversor profesional para tu startup:

  1. Profesionalidad. No nos engañemos: un famoso te dará su imagen y quizá un empujón de visibilidad pública, pero en realidad no conoce el negocio de la inversión, con lo que su trabajo, más allá de soltar el dinero, puede dejar bastante que desear y proporcionarte algún que otro dolor de  cabeza.
  2. Más paciencia y menos explicaciones. Muchos inversores famosos meten su dinero en empresas pensando que el retorno les vendrá de manera sencilla y rápida, con lo que, si esto no ocurre (lo más normal es que no ocurra), quizá se impacienten contigo. Un inversor o un fondo, sin embargo, saben a lo que vienen: te darán menos la lata y sabrán ser pacientes.
  3. Atracción. No nos engañemos: en 2010 tener a un famoso en tu accionariado podría ser un buen síntoma, pero en pleno 2018 también puede ser señal de que no has logrado convencer a ningún ningún fondo serio para que invierta en ti. Si tienes a un inversor profesional a tu lado, será más fácil que vengan otros inversores profesionales.
  4. Más dinero. Aquí, de nuevo, la situación ha cambiado con los años: en 2010 quizá un famoso tenía más dinero que ciertos fondos, pero ahora los fondos de inversión tienen un montante lo suficientemente grande como para afrontar varias y cuantiosas inversiones. Si necesitas grandes cantidades, ni lo dudes: vete a un fondo.

Si estás buscando inversor, conoce el programa Emprendedores de la Fundación Innovación Bankinter.