​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 08 Ago 2018

¿Necesitas un mentor para tu startup? Las claves para que no te salga rana

El mundo está lleno de supuestos gurús, así que procura que no te confundan.

Si eres novato en esto de emprender, te habrás encontrado con una situación paradigmática: a día de hoy, hay muchísimos expertos especializados en mentorizar a empresas y llevarlas hasta su máximo potencial. Qué maravilla, ¿verdad? ¡Alguien que te va a poder ayudar desde el principio por muy poco dinero!

Pero ojo, que no todo el monte es orégano. De hecho, muy poca parte del monte lo es. Lo cierto es que tras gran parte de estos supuestos expertos vas a encontrarte a más de un gurú que lo único en lo que se ha especializado es en sacarles el dinero a empresas por decirles mandamientos y obviedades de primero de Empresariales. Si necesitas un mentor, te animamos a que te hagas cinco preguntas antes de decidirte por uno, no sea que acabes sintiéndote estafado:

1. ¿Qué ha montado?

A ver, que es muy fácil decirle a una empresa lo que tiene que hacer para triunfar, pero, ¿acaso él ha montado algo de verdad? ¿Algo que realmente haya escalado y triunfado en su sector? Si la respuesta es no, te invitamos a que seas muy prudente antes de contar con él.

2. ¿Qué experiencia tiene?

No seamos hipócritas: que alguien no haya emprendido no tiene por qué significar que no vaya a saber ayudarte. Pero en ese caso hazle la siguiente pregunta: ¿qué experiencia tiene en el sector en el que trabajáis? Sí, dice que es un experto, pero más allá del aprendizaje autodidacta, ¿por qué empresas ha pasado antes? ¿Dónde ha demostrado su buen hacer?

3. ¿Qué te asegura?

Esta palabra es clave: ‘asegura’. ¿Te está diciendo que cumplirá sus objetivos al 100%? ¿O que sentará las bases para que lleguen los resultados, pero ni él ni nadie pueden garantizarte el éxito total? Si abusa de palabras y sentencias absolutas, ojo, desconfía. Nadie, absolutamente nadie, tiene la receta mágica para que nuestra startup acabe triunfando.

4. ¿Te da datos?

Vale, te ha dicho que va a conseguir aumentar exponencialmente tu facturación y tus beneficios, pero, ¿te ha propuesto datos concretos? ¿Ha hablado de porcentajes contantes y sonantes? ¿O se ha limitado a decirte que “tu empresa alcanzará cotas insospechadas y la verás subir como un avión hasta alcanzar el éxito profesional y el reconocimiento de todo el mundo”? Si te ha dicho esto segundo, mejor guarda el dinero, estará mejor en tu bolsillo.

5. ¿Referencias?

Todo buen gurú tiene su página web llena de testimonios de gente que usa palabras tan absolutas como las que él te ha trasladado. Pero, ¿quiénes son esas personas? ¿Has comprobado que sean reales? Ojo, que comprar fotos de stock y usarlas en una landing page es mucho más fácil de lo que piensas. Si se trata de emprendedores reales, ¿qué tal les va? ¿Seguro que no son amigos del gurú en cuestión? ¿Pueden demostrarte que realmente les ha ido bien con él?

Si necesitas financiación para tu startup, no te pierdas el programa Emprendedores.

Artículos relacionados

Más en nuestra web