​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 18 Jul 2018

¿No eres informático? Ya estás tardando en poner a uno de cofundador

No es que te venga bien, es que, sin él, igual no vas a ningún sitio

El mundo empresarial siempre ha estado tomado por dos perfiles distintos: en primer lugar, el que se formó específicamente para ser empresario; en segundo, el profesional de una rama muy concreta que decide abrir una empresa que trabaja exclusivamente en su sector de experiencia. Sin embargo, el mundo ha cambiado.

La popularización de la tecnología y el emprendimiento digital nos ha traído a una generación de ingenieros informáticos que, hartos de ocupar un papel secundario, decidieron echarse el proyecto a sus espaldas y montar sus propias compañías. Sin embargo, los emprendedores siguen llegando mayoritariamente de otras ramas de especialización.

Si eres emprendedor tecnológico, necesitas urgentemente a un informático, y seguramente deberías darle acciones. ¿Por qué? Por los siguientes motivos:

1. La tecnología es el core

A menos que tengas una empresa digital sencilla, lo más probable es que la tecnología sea el principal valor de tu compañía. Por eso, necesitas que el que se encargue de ella no sea un empleado que pueda marcharse a otro sitio mañana por la tarde; necesitas que esté totalmente entregado al proyecto.

2. Él te ayudará a pivotar

Quizá tú seas experto en modelos de negocio, en gestión, en ventas… pero es que él va a ser experto en tu tecnología. Y si tu tecnología no funciona o simplemente quieres pegar un volantazo, él podrá ayudarte a definir el nuevo rumbo de la compañía para que no acabe cerrando antes de tiempo.

3. Será tu cara visible

El principal representante de la empresa eres tú, eso está claro. Sin embargo, habrá momentos en los que necesitarás a un perfil técnico que no se separe de tu lado: al buscar inversión, al intentar vender y hacer la due dilligence, al vender un servicio B2B a alguna gran empresa que antes quiera auditar tu tecnología…

4. La tecnología es escalable

Todas las startups del mundo tienen un objetivo entre ceja y ceja: ser lo más escalables posibles. Y dinos, ¿qué hay más escalable en este mundo que la tecnología?

Artículos relacionados

Más en nuestra web