​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Conoce las causas que están produciendo la desaparición progresiva del dinero en efectivo.

Blockchain abre aún más la puerta a una posibilidad que acarician millones de usuarios y muchos reguladores: reducir el dinero en efectivo a un puñado de monedas y billetes muy pequeños. Para todo lo demás, el smartphone.

El dinero en efectivo ha empezado a desaparecer y a reducirse drásticamente en los países del norte de Europa hasta el punto de que corre el rumor de que los suecos van a tener que terminar dándoles un smartphone a los mendigos para cobrar las limosnas. Esta situación se extenderá, en grados muy distintos, a mayoría de los estados desarrollados y a los emergentes que no se encuentren entre los más pobres.

La causa de esta desaparición progresiva del dinero es múltiple. Para empezar, millones de usuarios prefieren pagar con el móvil y más de la mitad de las transacciones -en valor total- en muchos países se realizan con apuntes en cuenta y no con monedas y billetes. En segundo lugar, ya existe un nuevo software seguro llamado blockchain que ayuda a crear monederos electrónicos, a abaratar las micro-transferencias (ahora podemos pagar el café con el teléfono) y a cuadrar los balances de las entidades financieras más fácilmente. En tercer lugar, los estados, que incrementaron sustancialmente sus deudas durante la crisis, creen que el rastro electrónico que dejará el nuevo dinero les vendrá muy bien para perseguir la economía sumergida y para cobrar más impuestos si fueran necesarios. 

El cambio ya ha comenzado. Es verdad que cada vez pagamos más con el móvil, que son cada vez menos los comercios que no aceptan pagos con el móvil -o con tarjeta- de entre cinco y diez euros y que los grandes bancos están diseñando complejos sistemas informáticos para cuadrar mejor sus balances con blockchain y hasta crear sus propios monederos y monedas digitales. A medio plazo, lo que parece más probable es que no lleguemos a la eliminación total del dinero en efectivo aunque su uso se reduzca considerablemente. Hacienda tendrá mejor información pero, cuidado, los evasores fiscales seguirán pudiendo invertir en oro, en divisas extranjeras y en criptomonedas que preservarán su anonimato.  

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Comercialización del Espacio

    En esta tendencia analizamos cómo el avance de la tecnología está permitiendo la comercialización del espacio y el desarrollo de nuevas aplicaciones industriales en órbita como la fabricación e investigación o nuevas tecnologías de comunicación y observación.

  • Antonio Damasio
    Antonio Damasio

    Profesor de la cátedra David Dornsife de Psicología, Neurociencia y Neurología en Universidad del Sur de California