Aplicar medidas para la prevención de este fenómenos es fundamental para la salud de los empleados. No hacerlo puede generar graves problemas para todos los implicados.

El burnout es algo muy habitual. Mucho más en épocas de crisis como la que estamos viviendo desde que el coronavirus hiciera acto de presencia. El fenómeno que se esconde tras este término anglosajón es, en realidad, el del agotamiento psicológico y emocional, que puede manifestarse  de muchas formas. Una de ellas es la pérdida de autoestima y de autoconfianza en la propia capacidad para hacer las cosas.
El burnout puede tener muchas causas, entre ellas la existencia de factores estresantes crónicos en el trabajo. Es más común entre las personas en varios trabajos, particularmente aquellos en trabajos relacionados con la atención a terceros (clientes o inversores), pero también en profesionales como abogados o diseñadores. Pero, sin duda, puede afectar a todo tipo de colectivos, con indepedendencia del sector, de la edad, del sexo o del puesto que se ocupe en una empresa. 
 
Como es lógico, el burnout es negativo para la empresa, en tanto que genera insatisfacción e ineficacia en los empleados y profesionales. Pero, lo peor es el malestar que genera en ellos, hasta el punto de puede tener muy trágicas consecuencias. 
 
Un problema también para las startups
Fundar y desarrollar una startup es algo ilusionante, pero, hay que ser realistas, también duro, muy duro. Unas dificultades que en determinados contextos se ven acrecentadas. Con las presiones de un nuevo negocio, es más probable que los empleados dentro de las nuevas empresas vivan situaciones de estrés y agotamiento que pueden acabar generando problemas más profundos. 
 
Una de las características del burnout es que sus efectos son acumulativos. Es decir, aparece poco a poco hasta que, después de un tiempo, muestra su verdadera dimensión. Cuando esto ocurre, lo más común es no solo que el afectado no solo no trabaje como se espera, sino que comience a acumular ausencias, por supuesto, justificadas. Para las empresas recién creadas este tipo de situaciones son más difíciles de gestionar, con menos empleados disponibles para cubrir el personal ausente.
 
El papel de los empleadores 
Cuidar del equipo es fundamental. Aunque en ocasiones es fácil caer en actitudes épicas y exigir mucho a uno mismo y al equipo, hay que tener cuidado. La realidad no siempre acompaña estas muestras de exaltación y efusividad. La prevención y la intervención deben ser parte de las pautas que guían el bienestar de la empresa, y existen muchas opciones para garantizar que los empleados reciban el apoyo adecuado. Y es muy importante que la empresa sepa comunicarlo y, en su caso, sea capaz de escuchar y actuar en consecuencia.
 
Cómo hacerle frente
Seamos sinceros: las crisis como la que estamos viviendo no son buenas. Pero, lo cierto es que ha servido para poner encima de la mesa cuestiones que hasta ahora no se habían atendido o para encontrar innovadoras soluciones a nuevos y viejos problemas. En el campo de la salud esto ha sido especialmente perceptible. De hecho, como ya contamos en este artículo, muchas startups han desarrollado herramientas muy interesantes dedicadas al ámbito de la salud mental, algunas de las cuales pueden ser de gran ayuda para evitar o tratar el burnout. Entre ellas, podemos encontrar estos tipos de servicios:
 
  • Médicos de familia virtuales: disponibles de forma independiente o cada vez más incluidos como estándar dentro de los beneficios de salud y protección.
  • Servicios de apoyo de asesoramiento sobre salud mental en línea
  • Intervención del estrés y apoyo a la gestión
  • Aplicaciones de seguimiento del estado de ánimo
  • Aplicaciones de educación para la salud
  • Evaluaciones de salud en línea y opciones de detección
  • Orientación sobre bienestar y estilo de vida, seminarios web y talleres
  • Capacitación y apoyo en primeros auxilios para la salud mental
 
La cultura empresarial: una herramienta muy útil
El agotamiento puede depender tanto de la cultura de la empresa como de la forma en que la persona lidia con el estrés, por lo que las startups deben pensar detenidamente sobre lo que ofrecen al personal a modo de apoyo y en términos de aumentar la moral, la salud mental y la positividad. 

Artículos relacionados