​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

La gerociencia trata de luchar por ralentizar el envejecimiento; en reducir la diferencia entre esperanza de vida y esperanza de vida saludable.

En julio de 2016, el atleta japonés Hiroo Tanaka corrió la distancia de 100 metros en sólo 15,19 segundos. La cifra está muy lejos de los 9,58 segundos en los que el jamaicano Usain Bolt recorrió la misma distancia en 2009, estableciendo el récord mundial, pero es especialmente relevante si tenemos en cuenta la edad de Tanaka, que contaba con 85 años cuando protagonizó la hazaña. Tanaka pertenece al país con mayor esperanza de vida en general, donde las personas viven de media hasta los 84 años.

Pero no todos los japoneses -ni siquiera los que superan esa media como Tanaka- pueden correr los 100 metros en ese tiempo. Lo normal, de hecho, es que probablemente ni siquiera se puedan plantear participar en una carrera. Para ello, no sólo hay que vivir mucho sino llegar sano a dicha edad avanzada. Es lo que se llama esperanza de vida saludable y es un parámetro distinto a la esperanza de vida sin más, que miran con atención expertos en distintas disciplinas.

Según el Índice de Crecimiento Inclusivo 2018 publicado por el Foro Económico Mundial en enero de este mismo año, las posiciones de los distintos países en ambos parámetros suelen diferir pero, sobre todo, lo hacen las cifras. Así, Japón es el país con mayor esperanza de vida y también con mayor esperanza de vida saludable, pero si el primer dato es 84, el segundo es 74,9 años. Así, los japoneses pasan de media casi diez años enfermos antes de fallecer.

En España, donde ocupamos el segundo puesto en esperanza de vida mundial, con 83 años, el asunto es aún peor. En esperanza de vida con salud nuestra posición cae al noveno puesto, ya que nuestra media en el este parámetro es de 72,4 años, lo que nos condena a más de una década de enfermedad antes de fallecer.

Como explica el profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Illinois Jay Olshansky -uno de los participantes en el Future Trends Forum sobre longevidad, en los últimos años se ha impulsado una nueva iniciativa de salud pública: la llamada “iniciativa del dividendo de la longevidad” o “gerociencia”. Se trata de luchar por ralentizar el envejecimiento o, en otras palabras, hacer que la diferencia entre esperanza de vida y esperanza de vida con salud sea cada vez menor. Es, explica el experto, un nuevo paradigma de salud pública y, cuando se consiga, estaremos antes “el método de prevención primaria más eficaz desde que, hace más de 70 años, se popularizaron las vacunas y los antibióticos”.

Visita la web de la Fundación para descargar la publicación sobre Longevidad.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Comercialización del Espacio

    En esta tendencia analizamos cómo el avance de la tecnología está permitiendo la comercialización del espacio y el desarrollo de nuevas aplicaciones industriales en órbita como la fabricación e investigación o nuevas tecnologías de comunicación y observación.

  • Adam Trachtenberg
    Adam Trachtenberg

    Director de Red de Desarrolladores de Linkedin en Linkedin