​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 21 May 2018

¿Qué es una due diligence? Esto es lo que te pedirán si invierten en tu startup (o si la compran)

Prepara todos los papeles del mundo: los vas a necesitar.

¿Vas a recibir inversión en tu startup? Es más, ¿estás cerca de venderla? Entonces hay un concepto que deberías conocer: la due diligence es, muy grosso modo, la mediana ‘investigación’ o inspección a la que será sometida tu compañía para que tus inversores o compradores puedan tener toda la información sobre ella.

SI estás a punto de someterte a una, prepárate: estos son los posibles procesos por los que vas a pasar y la documentación que seguramente te van a pedir:

1. Due diligence legal

Básicamente se trata de constatar que toda la documentación legal de tu empresa está en orden: la constitución, el pacto de socios, el reparto accionarial, los acuerdos a los que hayas llegado con tus posibles accionistas o empleados, la distribución interna de toda la compañía… Son documentos básicos que toda startup tiene, así que no deberían preocuparte.

2. Due diligence financiera

La cosa se pone seria. No basta con que tengas las cuentas en tu cabeza o incluso en un Excel: necesitarás darle un empaque más serio a toda tu planificación financiera. Quien te haga la due diligence querrá saber no solo tus gastos e ingresos, sino también tus posibles deudas, compromisos adquiridos con proveedores o empleados, margen que tienes de subir ingresos y disminuir costes, etc. Si hasta ahora no tenías a nadie en el equipo dedicado exclusivamente a la parte financiera, igual este es el momento idóneo.

3. Due diligence tecnológica

Si tu startup acaba de empezar es poco probable que pases por esta etapa, pero será esencial si tienes una tecnología verdaderamente única o si estás en un proceso de venta. Tu comprador te mandará a un auditor experto en tecnología que se encargará de conocerla a fondo, evaluar sus posibilidades, etc. Además, te pedirán las posibles patentes que tengas en tu haber, así como todas las licencias necesarias para que tu tecnología sea escalable en varios países.

4. Due diligence del modelo a futuro

Tu inversor o comprador no solo quiere saber dónde estás ahora, sino también dónde estarás dentro de unos años. Y para ello no vale que tengas un Excel en el que te has marcado unas previsiones más o menos viables, sino que necesitarás mostrar un modelo de negocio solvente y que pueda prever un escenario futuro con muy poco margen de error.

Recuerda que si buscas financiación y cumples con los requisitos de inversión, puedes enviar tu proyecto al programa Emprendedores de la Fundación Innovación Bankinter.

Más en nuestra web