​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Pagos móviles, crowdfunding, inversión… aquí hay todo un mundo por descubrir.

Es una de las palabras más de moda en el sector emprendedor en todo el mundo. Y lo mejor es que no es ninguna moda pasajera ni un globo que vaya a pincharse: con el tiempo, las empresas fintech están demostrando su solvencia y su espacio dentro de todo el mercado. Además, atrás ha quedado ya la infundada rivalidad con los bancos: a día de hoy, las startups de fintech y las entidades financieras trabajan mano a mano.

¿Estás pensando en emprender, eres un experto en finanzas y tecnología y definitivamente quieres probar suerte con el sector fintech? Te explicamos grosso modo las opciones que tienes a tu disposición.

1. Pagos electrónicos

Ya sea desde el móvil o con algún otro tipo de monedero digital o wallet, los pagos electrónicos se están convirtiendo en una de las tendencias más alucinantes y con un nicho de mercado más amplio. El porcentaje de usuarios que recurren a ellos aún es reducido, pero su crecimiento está siendo exponencial.

Ejemplos: Bizum, Paythunder, Setpay.

2. Finanzas personales

No son tan populares como los pagos móviles, pero créenos: son verdaderamente útiles para el usuario medio y cada vez tienen más pegada. Cada vez son más las startups que ofrecen plataformas y apps para gestionar las finanzas personales: ingreso de la nómina, pago del alquiler, la compra del súper, la cuota del ADSL… la economía doméstica de los usuarios cada vez está más organizada gracias a este tipo de compañías.

Ejemplos: Fintonic.

3. Equity crowdfunding

En España ha costado legislar el crowdfunding, pero ya es una realidad… y cada vez más rentable. Las compañías de equity crowdfunding permiten que los pequeños ahorradores o fondos inviertan dinero en una compañía a través de un porcentaje de su accionariado. La plataforma, a cambio, se lleva una comisión cercana al 5%.

Ejemplos: The Crowd Angel.

4. Divisas

Es un tipo de mercado más técnico, pero también menos habitado. Si te interesa el mundo del intercambio de divisas a nivel global, te interesará aprender lo que este tipo de compañías son capaces de hacer.

Ejemplos: Kantox.

5. Bitcoin/blockchain

Las dos palabras más de moda de la última generación de fintech. ¿Conoces las monedas y tecnologías financieras virtuales? Aún estás a tiempo de hacerlo: si se cumplen las previsiones, tanto el bitcoin como el blockchain formarán parte de muchas grandes compañías y movimientos financieros alrededor del mundo en los próximos años.

Ejemplos: Verse.

6. Inversión

Si quieres invertir tu dinero de forma inteligente, quizá necesites un vehículo adecuado y un asesor que te ayude a elegir un camino. Y eso es lo que te permitirán este tipo de startups.

Ejemplos: Indexa Capital.

7. Crowdlending

Los bancos son los principales prestadores de dinero, pero no son los únicos. De hecho, cada vez son más las entidades financieras que empiezan a colaborar con las plataformas de crowdlending, un sistema de préstamos P2P que permite que las pequeñas empresas puedan obtener financiación de la mano de pequeños ahorradores que confían en su proyecto.

Ejemplos: Comunitae, MyTripleA

Si ya cuentas con un proyecto en el sector fintech y necesitas inversión, visita el programa Emprendedores.

Más en nuestra web