​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Puede ser una alternativa de financiación, pero debes ser consciente de los riesgos

En un mundo en el que cada vez hay más startups y la industria tecnológica es cada vez más grande, también van surgiendo nuevas formas de financiación.

Quizá las más llamativas últimamente sean las ICOs (Initial Coin Offering), una modalidad que, frente a la tradicional entrada de inversores profesionales, opta por abrir la financiación a cualquier tipo de usuario, que puede invertir en una compañía a través de la moneda que haya puesto en funcionamiento. Las ICOs pueden ser una alternativa a la inversión tradicional, pero si apuestas por ellas debes tener en cuenta los riesgos que vas a asumir.

1. Imagen ante inversores

Seamos sinceros, a día de hoy hay dos tipos de compañías que recurren a la ICO como firma de financiación: primero, las que generan tanto interés que no quieren limitarse a los inversores de siempre; y segundo, las que no han conseguido captar la atención de los fondos de inversión y acuden a la ICO como última alternativa. Puede que acudas a una ICO de manera sincera, pero ten en cuenta que quizá traslades la imagen de que lo estás haciendo a la desesperada y tras no conseguir financiación de ningún fondo.

2. Ojo a la valoración

En plena efervescencia de las ICOs, hay empresas a las que les ha salido muy bien la jugada y no solo han conseguido el dinero que pedían, sino mucho más, subiendo incluso su valoración total. Y esto –en principio– es una buena noticia, pero ya hemos contado alguna vez por aquí que tener una valoración demasiado alta puede perjudicarte en las siguientes rondas de financiación.

3. Condenado a la ICO

Si te ocurre lo que contamos en el punto anterior, es probable que cuando acudas a una nueva ronda los fondos de inversión decidan no entrar si estiman que tu startup tiene una valoración demasiado alta. En ese caso, estarás condenado a permanecer en una ICO constante y alejarte de los vehículos de inversión tradicionales.

4. ¿Te entenderán los usuarios?

A menudo, cuando tienes que hacer una nueva ronda, has de convencer a tus inversores, sobre todo si no has cumplido los objetivos previstos. Sin embargo, los inversores tradicionales están acostumbrados a este tipo de situaciones, con lo que evaluarán tu oferta de manera objetiva y rigurosa. Pero, ¿y si los usuarios que financiaron tu ICO no aprueban tu gestión? ¿Y si deciden no volver a invertirte aunque de verdad tu startup vaya por buen camino?

Si estás en la búsqueda de financiación para tu startup, conoce Emprendedores, el programa de inversión en startups de la Fundación Innovación Bankinter.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Memoria 2016

    Memoria de actividades de la Fundación Innovación Bankinter en 2016. 

    08 feb 2017 | fundacion
  • Kees Eijkel
    Kees Eijkel

    CEO en Kennispark, University of Twente