​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Escribir correctamente para dirigirte a los clientes, a los proveedores y, por supuesto, a los inversores, puede acabar por marcar el éxito o el fracaso de una startup.

Es uno de los ‘tips’ que menos se incluyen en las recomendaciones a quienes deciden lanzarse a la aventura de emprender y crear su propia startup. Aprender a escribir se trata de un detalle clave y que puede acabar por marcar si el proyecto alcanza sus metas o, por el contrario, acaba fracasando. Y es que, escribir correctamente, ya sea un email, una carta de presentación o una propuesta, es un detalle sumamente importante no solo de cara a los posibles clientes, sino sobre todo a los posibles inversores que quieran saber más de la compañía para decidir si apuestan por ella o no.

Por todo ello, es conveniente repasar algunas recomendaciones para mejorar esta faceta de los emprendedores. Unos consejos de los que deberán tomar nota tanto quienes ya cuentan con ciertas destrezas comunicativas, como aquellos fundadores que necesitan mejorar en este apartado para conseguir sus objetivos.

Empieza por contar tu propia historia

Una apuesta segura. Nadie mejor que tú conoce todas las experiencias que te ha tocado vivir en el mundo del emprendimiento y nadie mejor que tú para contarlas. Es por ello, que son muchos los emprendedores que deciden crear su propio blog, crear su página en Medium o incluso atreverse a colaborar con medios generalistas o especializados, puesto que así sienten que tienen el total control de lo que van a contar, y solo deben prestar atención a las formas para expresarse de la mejor forma posible.

Si apuestas por contar tu historia, intenta ser tú en todo momento. No cuentes solamente los momentos de gloria, sino también aquellos en los que casi arrojas la toalla. Debes de mostrarte tal y como eres, y contar los acontecimientos tal y como sucedieron. De esta forma, conectarás con la audiencia que te lea, que se sentirá partícipe de la historia en todo momento gracias al carácter humano que imprimirás a la narración. Así, a medida que la audiencia te agradece que compartas tus vivencias, tendrás más confianza y tu forma de escribir será más segura y correcta.

La constancia es clave

Esta lección la aprenderás como emprendedor y la podrás aplicar en cualquier reto al que te enfrentes. Por supuesto, también a la hora de mejorar tu escritura. Es habitual que cuando comiences a escribir siendo fundador de tu startup encuentres multitud de excusas para no sentarte frente al papel en blanco. Y lo cierto es que siempre tendrás otras tareas pendientes. Pero en algún momento tendrás que tomar las riendas y comenzar, si no lo haces hoy tendrás que hacerlo mañana. Así que lo más adecuado es fijarte un objetivo y tratar de conseguirlo, sin forzar demasiado las circunstancias para no acabar por hastiado.

Comienza escribiendo, por ejemplo, una vez por semana hasta que se acabe por convertir en una norma. Cuando ya te hayas habituado a ese ritmo, puedes ir incrementándolo de forma paulatina e incluso variando los lugares en los que publicas tus contenidos. Así podrá llegar a convertirse en algo que forme parte de tu rutina diaria.

Rodéate de los que más saben

Este consejo también se puede trasladar a otras muchas facetas. En este caso, para conseguir escribir mejor, tendrás que rodearte y aprender de los escritores que, en este terreno, son los que más experiencia te pueden aportar. Es importante que, poco a poco, vayas creando una red a la que poder recurrir para mejorar la calidad de tu literatura. Personas que, más allá de que escriban novelas de acción, de misterio, románticas; o escriban poesía o ensayos, puedan aportar una visión más experta y hacer una crítica concienzuda de tus textos.

Una vez que tengas confianza con ellos, podrás pedirles que revisen tus escritos para así ver cuáles son los aspectos que más valoran, cuáles son tus puntos fuertes y aquellos otros que tienes que mejorar en próximas entregas. No tengas miedo a sus críticas, a sus comentarios, puesto que eso te reforzará y te hará mejorar notablemente a la hora de escribir.

Hazlo por un futuro próspero, por nada más

Aunque uno de los principales motivos para montar una startup no es otro que ganar dinero, a la hora de escribir, aunque influya en ese propósito, tenemos que dejar de lado esa meta. Son muchos los que aconsejan escribir para ganar influencia, no dinero. De hecho, hay muchos que han dejado de lado su faceta de emprendedores para acabar por convertirse en escritores de éxito. Aunque a medida que tu repercusión crezca serán muchos los que te ofrezcan ciertas sumas de dinero, debes de centrarte en ofrecer contenido de valor para impactar en la vida de las personas que lean tus contenidos.

Ese debe de ser tu principal propósito a la hora de sentarte a escribir, así como el de ganar más soltura y a la hora de dirigirte a clientes o inversores, seas capaz de expresarte de forma sencilla y certera, exponiendo tus ideas con claridad para que ellos entiendan a la perfección qué les propones. Si quieres ir un paso más allá en tu labor de emprendedor, es recomendable que tomes la iniciativa e incluyas esta nueva faceta en tu caja de herramientas. Tu influencia aumentará sustancialmente, de modo que verás como las personas con las que contactas a través de la escritura lo agradecerán y pondrán en valor tus palabras, sino siempre podrás aprender a escribir.