​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 23 Abr 2018

¿Sabías que tus ingenieros pueden ser un activo (y no un pasivo) de tu startup?

No, no estamos hablando metafóricamente. Te enseñamos a poner a tus ingenieros como un activo en las cuentas financieras de tu compañía.

Hay una frase que se suele repetir con frecuencia en el ámbito empresarial y de recursos humanos: “Los empleados son el principal activo de una empresa”. La frase, nadie lo duda, tiene un componente metafórico: el de no pensar en tus empleados como un mero gasto, ya que su valor añadido y su talento pueden representar grandes oportunidades para tu negocio.

Sin embargo, hoy no venimos a hablarte metafórica, sino literalmente: con tus cuentas financieras en la mano, tus empleados pueden figurar en la parte de activos, no en la de pasivos. Te contamos cómo hacerlo.

Activos de I+D+i

Imagínate que, dentro de tu startup, tenéis una parte de producto o negocio basada en la I+D+i. En ese caso, se supone que tu compañía tendrá una línea innovadora, algo que deberás reflejar en tus cuentas anuales. Pues bien, lo cierto es que, al declarar tus activos, no solo podrás incluir el software que tienes o las patentes que has registrado, sino también a tus propios ingenieros.

¿Cómo se hace esto? No te asustes, es totalmente legal, además de muy frecuente entre startups o grandes empresas como farmacéuticas. Se trata de que los salarios de tus ingenieros sean declarados como gastos, pero no se llevan a la cuenta de explotación, sino a la de los proyectos de investigación. En este caso, si esos sueldos se suman a los gastos propios de la investigación, la Ley de Sociedades (concretamente los artículos 12/b y 12/c y 45 apartado 4) te permitirá incluirlos dentro del activo financiero de tu compañía al presentar tus cuentas anuales.

Importante: solo ingenieros

No se acaba aquí la cosa. Si lo haces de esta forma, podrás deducirte estos sueldos, optar a ayudas y subvenciones a proyectos de I+D+i y cambiar la denominación fiscal de dichos salarios.

Ahora bien, una cosa importante: esto no es aplicable a todos tus empleados, sino a los que desarrollan la investigación en concreto. En este caso será mejor que consultes en una gestoría, pero lo ideal será que solo incluyas en ese apartado a los ingenieros informáticos que formen parte de tu empresa.

Más en nuestra web

  • Memoria 2016

    Memoria de actividades de la Fundación Innovación Bankinter en 2016. 

    08 feb 2017 | fundacion
  • Miguel Rego
    Miguel Rego

    ExCEO en INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad)