​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 20 Ago 2020

¿Tu startup se ha quedado sin dinero? Estas son tus opciones de concurso de acreedores

Esperemos que nunca te pase, pero si es así, necesitarás estar preparado.

Menudo mal rollo empezar un artículo sobre emprendimiento hablándote de concursos de acreedores, ¿no? Pues sí, pero no por ello deja de ser necesario. Porque todos queremos, de corazón, que a tu startup le vaya lo mejor posible, pero las cosas no siempre salen como uno desea. Y en caso de que te veas en estas circunstancias, lo mejor es que sepas cómo salir de ellas.

Imaginemos que hace un tiempo conseguiste lanzar adelante tu proyecto, acumular cierta tracción e incluso atraer la confianza de una serie de inversores. Sin embargo, tu startup no está creciendo como tú pensabas que lo haría, los inversores te dicen que no van a financiar una nueva ronda y, entre unas cosas y otras, has dejado de poder asumir las deudas. Se te avecina, como un torbellino, un posible concurso de acreedores. ¿Y ahora qué vas a hacer?

Si le estás viendo las orejas al lobo del concurso de acreedores, has de saber que los hay de dos tipos:

1.- Concurso necesario

Quizá el más desagradable de todo. El concurso necesario de acreedores no lo llevas a cabo tú, sino precisamente las personas o empresas a las que debes dinero (proveedores, socios, colectivos de empleados, inversores, bancos…). Serán ellos los que, con una acción judicial de por medio, soliciten que tu empresa entre en este estado.

En este caso, el encargado de decidir el futuro de la compañía será un juez. Si acepta lo que piden tus acreedores, automáticamente serás despojado de (casi) todo el poder que pudieras tener en tu compañía, ya que al frente se pondrá a un administrador concursal para comandarla.

La misión de este administrador será reorganizar tu empresa y darle el rumbo necesario para (intentar) reflotar su situación económica, que los acreedores puedan recuperar su dinero o incluso que la sociedad remonte su situación y pueda tener futuro. Eso sí,deberás asumir que en este caso tu mérito brillará por su ausencia.

2.- Concurso voluntario

En este segundo caso sí tendrás la potestad de liderar la petición. El concurso voluntario, que es un derecho (el necesario es una obligación), se producirá cuando veas que tu empresa va a entrar en suspensión de pagos y decidas hacerlo público ante todos tus acreedores.

En esta tesitura la cosa cambia. Deberás sentarte con ellos y decidir, entre todos, de qué manera vais a intentar reflotar la situación. Eso sí, tendrás la posibilidad de ser tú el que decida el rumbo que va a tomar la compañía, siempre de cara a eliminar totalmente la deuda o, como poco, a reducirla lo máximo posible. Además, puede que tengas opciones de renegociar dichas deudas.

¿Cuál te conviene más y por qué?

No podemos ponernos en tu pellejo, pero, de entrada, siempre te vamos a recomendar un concurso de acreedores voluntario. ¿Por qué? Por los siguientes motivos:

  • Confianza. Si eres el primero en asumir que las cosas han ido mal y que necesitas un poco de ayuda, tus acreedores, en principio, se mostrarán más proclives a ayudarte, ya que has dejado a un lado tu ego. Además, procura ser inteligente y tener perspectiva de futuro: si dentro de un tiempo decides montar otro proyecto, la gente confiará más en quien solicitó un concurso voluntario que en quien se vio obligado a asumir uno necesario, que habrá sido impuesto desde fuera.
  • Toma de decisiones. Si tu empresa acaba sumergida en un concurso de acreedores voluntario, al menos seguirás teniendo cierto poder a la hora de tomar decisiones sobre cómo reflotar el proyecto.
  • Futuro de la compañía. A menudo, los concursos de acreedores necesarios acaban llegando cuando ya es demasiado tarde y la cosa no se puede remontar. Si de verdad aprecias el futuro de tu empresa, intenta adelantarte a los acontecimientos.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Innovación y COVID-19

    Recopilación de encuesta, webinars y recomendaciones de los expertos del Future Trends Forum sobre el impacto del Covid-19 en nuestra sociedad, y cómo la innovación se presenta como la oportunidad para afrontar esta crisis.

  • Andrei Marcu
    Andrei Marcu

    Asesor Senior de Energía y Clima, Jefe del Foro Mercado de Carbono en Centro de Estudios Políticos Europeos