​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 28 May 2018

¿Tu startup tiene un negocio polémico? Ventajas y desventajas de enfadar a muchos (y gustar a los otros)

Puede salirte muy bien o muy mal. La decisión es tuya.

Tienes una idea, la materializas, montas el equipo, armas el producto, sales al mercado… y ya la tienes liada. Tu startup es muy polémica: ya sea porque anda al borde de la ley, o porque pone en serio peligro a un sector, o porque recurres a posibles prácticas precarias. Sin embargo, hay muchos otros usuarios a los que tu servicio les encanta.

Y esto, ¿es bueno o malo? Pues depende de cómo quieras tomártelo. Tener una startup polémica puede tener ventajas, pero también desventajas.

Ventajas de tener una startup polémica

  1. Visibilidad gratuita. No nos engañemos: en plena era digital, no hay mejor campaña de publicidad nada más empezar un negocio que ser criticado por un colectivo concreto, un grupo de usuarios o una asociación empresarial. Si querías que tu startup fuese conocida, igual esto hasta te viene bien.
  2. Comunidad fiel. Los negocios tan bipolares suelen tener fans, y estos suelen estar muy comprometidos. Si de verdad ayudas a un buen número de usuarios con tu servicio, ellos no solo serán tus mejores prescriptores, sino que te darán apoyo activo (al menos en internet) cuando estés inmerso en plena polémica.

Desventajas de tener una startup polémica

  1. Presión social. Una comunidad fiel siempre es bienvenida, pero tampoco te hagas trampas al solitario: si de verdad estás poniendo en problemas a un sector económico o estás precarizando cierto tipo de empleo, será mucha la gente que irá a por ti. Y no sabemos si tendrán o no razón, pero es un hecho: tu empresa se llenará de críticas muy poco amistosas.
  2. Ley y partidos políticos. Si tu negocio incumple la ley, qué te vamos a contar: te lo cerrarán más pronto que tarde. Otra cosa es que, sin incumplir ley alguna, el hecho de que perjudiques a otro sector pueda volverse en tu contra. Si alcanzas un volumen verdaderamente relevante, podrías encontrarte con unos legisladores que decidan que tu actividad no es todo lo lícita que debería.

¿Ventaja o desventaja?

  1. Inversores. Con los inversores esto puede ser una incógnita. Si creen que –pese a todo– ofreces un producto de un valor altísimo que además se puede viralizar gracias a la polémica, seguramente quieran apostar muy fuerte por ti, al menos hasta la siguiente ronda. Sin embargo, si ven que corres el riesgo de ser ilegalizado o de no vencer las presiones externas, igual te conviertes en una inversión demasiado arriesgada.

Artículos relacionados

Más en nuestra web