​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

En los últimos años, se ha anunciado la llegada y han empezado a incorporarse los autómatas al sector servicios, el que más empleo genera.

Los robots, que antes habitaban el sector industrial, han empezado a llegar en masa al sector servicios. Los humanos tienen que aprender a coordinarse con ellos.

La mayoría hemos crecido viendo a los robots como máquinas sofisticadas en las fábricas modernas, que en España se asocian normalmente con las que producen coches o componentes de automoción. Allí, los trabajadores tenían y tienen que coordinarse con inmensos brazos mecánicos y sistemas automatizados de ensamblaje. La gran ventaja es que les evitan realizar las labores más repetitivas y peligrosas; la mala noticia es que eso ha supuesto profundas reducciones de plantilla.

En los últimos años, se ha anunciado la llegada y han empezado a incorporarse los autómatas al sector servicios, el que más empleo genera. El ejemplo más visible es el de la atención al cliente, donde una voz artificial nos responde dudas sencillas o una pequeña animación con forma humana nos pregunta si necesitamos algo cuando visitamos la página web de una empresa. Sin embargo, debido a la robotización avanzada que han impuesto Amazon o Inditex, es en los almacenes donde se puede entender mejor la potencialidad de la colaboración entre robots y humanos.

De hecho, David Drai, experto del Future Trends Forum y CEO de Anodot, propone la colaboración entre humanos y robots como un modelo de negocio:

De repente, es perfectamente posible que un operario no sólo maneje un robot o coordine con él sus movimientos para no hacerse daño. A veces, también tendrá que seguir sus instrucciones porque el autómata sabrá mejor que él lo que es más eficiente en cada momento. Gracias a avanzados sistemas de procesamiento de datos, también se anticipará a los fallos, problemas y averías más comunes.

Adicionalmente, los desarrollos en machine learning nos recuerdan que muchos sistemas informáticos ya son capaces de aprender algo que, en teoría, no estaban programados para aprender. Puede que no sean jefes convencionales, pero no tardaremos en recibir una llamada de atención suya.     

Pero cuidado, cualquier proyección sobre la ‘invasión de la inteligencia artificial’ parece exagerada. Algunos expertos han llegado a pronosticar que, en poco más de diez años, su inteligencia superaría la humana y que se destruirán buena parte de los empleos que hoy conocemos. Son sólo expectativas y nadie las considera el escenario más probable. Lo que sí es una certeza es que la mayoría no tardaremos décadas sino pocos años en tener a los robots como compañeros en la oficina. Ya han llegado los primeros.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Longevidad

    En esta tendencia, nuestros expertos analizan las principales consecuencias del envejecimiento de la población para la empresa y la sociedad, así como las oportunidades que aporta para la innovación.

  • Ignacio Garcia Ribas
    Ignacio Garcia Ribas

    Director de proyecto en Sanofi