​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Un producto demasiado avanzado, la escasez de recursos o un equipo demasiado enfocado en el producto, son algunas de las piedras en el camino que se encuentran las startups.

Una moneda de dos caras, una montaña rusa, un tiovivo, una aventura… Emprender es un modo de vida, pero el riesgo asociado a la actividad constata desde el principio la elevada probabilidad de que la empresa acabe cerrando. A falta de estadísticas oficiales, corre por el sector que nueve de cada diez startups acaban echando el cierre antes de cumplir los cuatro años de vida. Otros, más cautelosos, afirman que son siete de cada diez las que bajan la persiana.

Con el objetivo de entender qué motivos hay detrás del cierre de estos negocios, CB Insights lleva ya varios años recopilando información sobre las startups estadounidenses que cierran (a estas alturas, más de 300) y los motivos por los que lo hacen. Un producto demasiado avanzado para un mercado que no está preparado, la escasez de recursos económicos o un equipo demasiado enfocado en el producto, y no en el cliente, son algunas de las piedras en el camino que han contribuido a la desaparición de estas empresas.

  1. No resuelven una necesidad de mercado. Pese a ello, Kent Moerk, fundador y CEO de Global Finance Network, defiende en un post de LinkedIn que hoy en día las empresas ofrecen muchos productos que no están relacionados con una necesidad obvia del mercado y que se han especializado en mejorar nuestra calidad de vida. Así pues, lo que cuestiona es la capacidad que tienen las startups de “crear” el mercado.
  2. Se acaba el dinero. Sin dinero no hay equipo que desarrolle ningún producto; y sin producto, no hay empresa. Es primordial contar con un buen plan estratégico para distribuir los recursos económicos de forma eficiente y no quedarse en la fase de “quemar” dinero sin límite. En este caso, es paradigmático el caso de WeWork, que ha necesitado una inyección urgente por parte de Softbank para no entrar en bancarrota.
  3. El equipo no es el adecuado. Fundadores sin visión estratégica, equipos sin talento técnico, perfiles con habilidades muy similares… Existen decenas de razones por las que un equipo no está capacitado para remar a una y sacar el negocio adelante.
  4. La competencia les supera. La competencia es un factor importante en cualquier startup y, aunque no debe convertirse en una obsesión, tampoco debe pasar desapercibida. En un entorno globalizado, la competencia es global y puede no ser tan obvia como podría parecer (como Netflix y las empresas de teatro, que compiten por el tiempo de ocio de los usuarios).
  5. No encontrar un equilibrio entre el precio del producto y los costes a cubrir. Adam Cook, socio inversor en AirTree Ventures, explica en este post de Medium que si bien las empresas dedican mucha atención a las ventas, al producto y al marketing, no desarrollan una estrategia adecuada de precios “a pesar de la magnitud de la diferencia que puede marcar”.
  6. Un producto “hostil” para el usuario (17%). Si ignoras lo que demanda el cliente y te centras solo en lo que tú crees que será bueno, las probabilidades de que tu empresa triunfe son escasas.
  7. No hay un modelo de negocio definido (17%) por lo que, tras el subidón inicial de lanzar el producto, conseguir ingresos es una tarea en manos del azar.
  8. El marketing, en segundo plano (14%). Atraer y convertir a clientes es clave para la empresa, pero muchos fundadores se centran demasiado en la construcción del producto, y no en su promoción.
  9. Ignorar a los clientes (14%). Puede parecer de cajón, pero hay equipos que obvian el feedback de sus clientes y construyen el producto en función de lo que les parece que va a funcionar. Al final, la startup acaba poseyendo un producto bien desarrollado que no tiene mercado.
  10. No acertar en los tiempos (13%). Lanzar el producto demasiado pronto o demasiado tarde puede condicionar por completo la viabilidad de la startup.

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Modelos de negocio disruptivos

    En los últimos años estamos asistiendo a una aceleración radical de la innovación y la creación de nuevos modelos de negocio gracias al desarrollo tecnológico. Esta tendencia explorará qué nuevos modelos de negocio generarán las nueva generación de tecnologías disruptivas como la Inteligencia artificial, el Blockchains, la robotica, etc.

  • Laurent Vandebrouck
    Laurent Vandebrouck

    Director general de Europa en Qualcomm Life