​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

El negocio del cibercrimen atesora unas cifras escandalosas. Algunos informes señalan que puede mover más de 1,5 billones de dólares.

Todo apunta a que el próximo año será más peligroso que el anterior en términos de ciberseguridad y cibercrimen, según las últimas predicciones publicadas por la compañía de seguridad Check Point. Esta empresa señala en su investigación que los ciberdelincuentes utilizarán malware inteligente con “capacidades de movimiento lateral”, de manera que será mucho más complicado luchar contra estos ataques.

Para Check Point, en los próximos meses continuarán aumentando los ataques avanzados y se augura que el llamado ransomware seguirá siendo una fuente de “dinero fácil” para los atacantes, así como una tapadera para ocultar otras intenciones con un carácter aún más destructivo. En este sentido, han afirmado que se pueden esperar grandes ataques orquestados en todo el mundo similares a los que fue el “WannaCry”.

El negocio del cibercrimen atesora unas cifras escandalosas. Algunos informes señalan que puede mover más de 1,5 billones de dólares, lo que haría de esta actividad, si se tratara de un país, la decimotercera economía mundial, al nivel de Rusia, según responsables de la citada empresa de seguridad. Dado el volumen de negocio que mueve esta industria se espera que los ataques se incrementen de forma exponencial para 2019. Hay que subrayar, no obstante, que hoy existen numerosas tecnologías para protegernos contra las amenazas a las que empresas, instituciones y particulares se enfrentan cada día.

El entorno cloud, en alerta

En el informe se alude a algunos de los factores que están cobrando interés para el cibercrimen. Así se apunta el entorno cloud. Y es que el 70% de las compañías en el continente europeo ya cuentan con nubes híbridas y, por tanto, “existen vulnerabilidades que proporcionan puertas traseras que permiten a los ciberdelincuentes acceder a los archivos de las empresas”, señalan desde Check Point.

El año que acaba, más del 50% de los incidentes gestionados por el equipo de respuesta de esta compañía de seguridad estaban vinculados al ecosistema cloud, según los datos de Check Point, que apunta que las fugas de datos seguirán siendo otras de las grandes preocupaciones para las organizaciones, mucho más aún cuando el uso de datos se está convirtiendo en una palanca de crecimiento para éstas.

Artículos relacionados

Más en nuestra web