Emprendedores 01 Feb 2021

6 cosas que las startups de alto crecimiento hacen de manera diferente

Muchas startups se estancan en el medio plazo, lo que, al fin, supone su desaparición. Hay otras que, en cambio, son capaces de lograr un enorme impulso, gracias a determinadas decisiones y pautas

 El papel que juegan los fundadores de una startup es importantísimo. De hecho, la mayor parte de ellas comienzan gracias a su impulso. El problema es que muchas de ellas van creciendo hasta que llega un momento en el que se estancan y, por fin, desaparecen. Sin embargo, esto no siempre es así, tal y como demuestra la existencia de startups de alto crecimiento. A continuación, te contamos qué es lo que hacen diferentes estas startups para que su progresión sea otra.

Más y mejor financiación

Como es lógico, los fundadores de startups primerizos o con poca experiencia tienen a ser algo más conservadores. El precipicio que se abre ante ellos puede generar vértigo por lo que tratan de asumir los menores riesgos posibles, de modo que eligen un objetivo de financiación conservador y tienden a recaudar el dinero suficiente para alcanzar ese objetivo. El problema es que moverse con precauciones excesivas, si bien es comprensible, no siempre resulta la mejor decisión para las empresas emergentes.

Las startups de alto crecimiento entienden que algo siempre sale mal, los proyectos siempre cuestan más de lo previsto originalmente y que el efectivo tiene una forma de evaporarse rápidamente. Por ese motivo, siempre tratan de poner el listón más alto para recaudar más de lo que se prevé necesitar, algo que, generalmente se hace a través de un número menor de rondas, pero más grandes.

Eligen bien a quién contratar

Una premisa básica sobre la que se desarrollan las startups de alto crecimiento, es que no son solo los productos y servicios que se ofrecen los factores que hacen que un negocio sea exitoso, sino que también son importantes las personas. Es por ese motivo que, en lugar de escatimar y tratar de ahorrar en la contratación, son capaces de ofrecer más y mejores condiciones con el objetivo de atraer a los más aptos para que le den al proyecto el impulso que necesitan.

“Los fundadores primerizos contratan a un empleado de cada cinco solicitantes después de solo una o dos entrevistas de trabajo. Los fundadores por segunda vez saben que la contratación es su prioridad número uno en el modo de crecimiento”, asegura al respecto el empresario Feliks Eyser.

En cambio, quienes ya tienen más recorrido en esto de fundar startups son muy exigentes en esto, por lo que una de sus principales prioridades no es otra que la de evitar malas contrataciones. En ocasiones, apostar por contar con una persona específica para esta tarea o externalizarla a una empresa especialista puede ser una buena alternativa.

Subcontratación, muy útil si se hace bien

Es bueno poder contratar a alguien e incorporarlo al equipo a tiempo completo, pero, como ya hemos señalado en alguna ocasión, las startups de alto crecimiento también entienden que hay razones para subcontratar áreas particulares del negocio. En especial, aquellas que no son participan de la función principal de la empresa, tales como recursos humanos o marketing, entre otros.

“Las empresas en un modo de crecimiento acelerado deben expandir sus capacidades de marketing, pero no pueden agregar talento de marketing al mismo ritmo”, menciona EAG Advertising & Marketing, precisamente, en relación con el marketig. "La subcontratación permite a las empresas agregar soporte incremental en dosis pequeñas y manejables para que los gastos de marketing aumenten junto con las ventas".

Saber cuándo subcontratar o cuándo contratar marca una gran diferencia en el éxito de una startup joven.

Ser realistas (y aprender de los errores)

La planificación de las empresas emergentes de lento movimiento lleva semanas, meses o incluso años. Y una vez que se lanzan, son muy cautelosos. Quieren que todo sea perfecto antes de actuar. Y aunque el deseo de perfección no tiene nada de malo, muchas veces no acaba produciendo la paralización de empresas o proyectos.

Las startups de alto crecimiento también quieren la perfección. Sin embargo, entienden que no es realista. Por eso, mantienen una actitud que se apoya en la voluntad de aprender de los errores, lo que, a su vez, supone un buen camino para alcanzar el éxito, sin caer en frustraciones.

Innovación en todas las áreas

Una startup es siempre un gran proyecto, aunque pueda parecer lo contrario. Por esa razón, no existe ningún aspecto de una startup que sea demasiado pequeño para que la  innovación esté presente. Desde obtener velocidades de conexión a internet más rápidas de los trabajadores remotos hasta optimizar la forma en que se fabrica una parte individual de un producto más grande, la innovación es un gran avance hacia el crecimiento y el éxito.

El cliente es primordial

Es imposible construir una startup exitosa, y mucho menos una startup de alto crecimiento, si el enfoque principal no está en el cliente. La fórmula del éxito es simple en teoría, pero requiere una ejecución cuidadosa y deliberada. Los pasos para lograrlo pasan por identificar a la audiencia objetivo, interactuar y escuchar, construir una marca con la que se identifiquen y enfatizar la fidelización.

Cada vez más, estos elementos están ganando importancia. Los nuevos consumidores están cambiando sus hábitos y ya no se conforman con ser receptores pasivos de un producto o marca. Ahora quieren ser partícipes; de hecho, el término prosumidor va a ser uno de los factores fundamentales sobre el que las marcas deberán trabajar. 

Más en nuestra web