Emprendedores 18 Ene 2021

6 formas creativas de financiar tu startup sin necesidad de inversores

Contar con alguna persona o institución que invierta es siempre una buena ayuda para las startups. Sin embargo,existen alternativas que hacen que no siempre sea imprescindible.

Cuando se ha tomado la decisión de iniciar una nueva startup, hay que ser consciente de que uno de los pasos más difíciles es recaudar capital necesario. Las primeras búsquedas suelen dirigirse a préstamos bancarios tradicionales o a los inversores individuales. Sin embargo, no siempre es sencillo lograr lo que buscamos en estos sectores.

Por ello, a veces es necesario plantear opciones alternativas que exploren otras vías diferentes, e, incluso, formas de lanzar su nuevo negocio sin él. A continuación contamos cuáles son algunas de las fórmulas más interesantes.

1. Crowdfunding

El crowdfunding se ha convertido en una forma popular de conseguir inversiones iniciales. De hecho, una de las conclusiones más interesantes de las que recoge el informe “Tendencias de Inversión en España Q3 2020” es que el crowdfunding para startups mantiene una evolución muy positiva. La ventaja del crowdfunding es que existen miles de inversores potenciales con los que conectarse. Sin embargo, lograr que contribuyan es otra historia. Para que esto funcione, hay que ganarse su confianza mostrando que el proyecto es viable y que será posible devolver lo prestado. Existen diferentes formas de crowdfunding, cada una de ellas con sus características y ventajas, como explicamos en este artículo.

2. FFF (Friends, family and fools)

Es cierto que nunca es fácil pedirle a familiares y amigos que se conviertan en los primeros inversores de un proyecto. “Dinero de suegro, dinero de pleito”, dice el refranero español, en una clara referencia a que es mejor dejar a los familiares lejos de los negocios.

Sin embargo, y a pesar de ello, a veces no queda más remedio que hacerlo. En estos casos, lo ideal es seguir las mismas reglas que con cualquier otra fuente de financiación. Ofrecer información detallada sobre el negocio, sus objetivos, sus riesgos y cómo piensa devolverlos, será un buen paso. En un artículo publicado en Forbes, Martin Zwilling, fundador y director ejecutivo de Startup Professionals, dejó por escrito algunos consejos en esta línea:

1. Involucrar de forma proactiva a cada posible inversor pidiéndoles asesoramiento.

2. Vender la idea de una manera que tenga sentido comercial y que demuestre que se han hecho los deberes con respecto a los clientes, la competencia y los costos. Y que, por tanto, es realista.

3. Proporcionar detalles sobre cómo se prevé utilizar los fondos solicitados.

3. Subvenciones y ayudas públicas

Las administraciones públicas también pueden jugar un rol importante en la creación y desarrollo de startups. Es cierto que la Administración Pública no financia proyectos empresariales de forma directa. No obstante, sí existen recursos para los emprendedores a través de subvenciones y ayudas dirigidas a facilitar la financiación del negocio. En función de la naturaleza de cada uno de los recursos, existen diferentes criterios y requisitos que deben cumplir quienes opten a ellos. Como regla general, se dirigen a proyectos de innovación y tecnológicos, que busquen la internacionalización o que pertenezcan a un sector que la Administración quiera impulsar con fondos públicos, como el de las empresas verdes.

Para facilitar la búsqueda, existen herramientas como el buscador del Sistema Nacional de Publicidad de Subvenciones y Ayudas Públicas. También se puede encontrar información útil en la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, así como en otros organismos estatales, europeos o autonómicos.

4. Bootstrapping

Es cierto que siempre viene bien contar con una importante suma de dinero. Sin embargo, no siempre se necesita una gran cantidad de dinero en efectivo para que un negocio despegue. A veces solo se necesita trabajo duro, la idea correcta y los contactos correctos. Aquí es donde entra en juego el bootstrapping.

Este concepto se basa en operar con un presupuesto reducido al principio y crecer a través del flujo de efectivo. Es decir, se trata de comenzar a andar sin contar con financiación externa, solo con los recursos propios y trabajo, mucho trabajo. Su principal ventaja es la independencia en la toma de decisiones y que permite poseer el 100% del negocio.

No obstante, es importante saber que también tiene riesgos. Una de ellas es que las posibilidades de supervivencia son escasas en un escenario de excesivo gasto antes de tener la oportunidad de desarrollar el negocio. También hay que tener en cuenta que es más difícil crecer sin capacidad de invertir en marketing y desarrollo de productos.

5. Bartering

El bartering, en realidad, no es más que una especie de sistema de trueque. Esto significa la posibilidad de realizar intercambios, por lo que, a su vez, supone la necesidad de llegar a acuerdos comerciales con otras empresas. Todo ello implica obtener una serie de beneficios, pero, eso sí, sin que se produzca ningún tipo de intercambio monetario. Es cierto que, en el fondo, no se trata de un sistema de financiación directo.

Pero, como todo, también tiene algunos aspectos negativos, como que puede favorecer la aparición de una relación de dependencia entre las empresas o que, a la hora de la verdad, una de las partes implicadas no cumpla con el acuerdo.

6. Factoring

El factoring es una forma alternativa que tienen las empresas de financiar el flujo de caja vendiendo las facturas que tenemos que cobrar a un tercero (un factor o empresa de factoraje) con un descuento o comisión. La factorización de facturas puede ser proporcionada por proveedores financieros independientes o por bancos. A cambio, el beneficiario no solo se encargará de la gestión, sino que asumirá el riesgo de la operación a cambio de una comisión y unos intereses, según el tiempo que falte hasta su vencimiento.

Un problema relacionado es que aleja las relaciones con el cliente. Y, en muchas ocasiones, es algo que puede no interesar, ya que el contacto directo y mantener unas relaciones saludables en todas las fases es, en muchas ocasiones, muy importante para el desarrollo de las startups.

Artículos relacionados

Más en nuestra web