​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Es posible que pronto no sea raro ver a personas de 50 años graduándose de su segunda carrera a la vez que sus hijos lo hacen de la primera.

El esquema de las personas que se lo pueden permitir está bien establecido y ajustado a distintas edades. En la niñez, se acude al colegio, que puede o no cambiar a un instituto al llegar la adolescencia. Después vendrá la universidad y quizás un máster. Con menos de 30 años, lo normal es que digamos adiós a toda formación reglada, exceptuando a las personas que vayan a dedicar su vida a la investigación. Hay también otra excepción. En algunas profesiones, es relativamente habitual hacer una parada en medio de un trabajo intenso para estudiar un Master in Business Administration (MBA), casi una plataforma de ascenso asegurado en las propias empresas, que a menudo se los financian a sus empleados. Aun en ese caso, la formación reglada acabaría, casi con seguridad antes de los 45 años.

El plan parece lógico. A esa edad se ha trabajado aproximadamente durante 20 años y quedan otros 20 de vida laboral. En dos décadas, llega la jubilación y, con ella, la vida contemplativa. ¿O no?

Precisamente por el envejecimiento de la población, cada vez está más claro que cumplir 65 va a dejar de ser sinónimo de retiro. De hecho, en España queda muy poco para que lo sea, y en otros países ya se ha retrasado.

Ante esta situación, algunas empresas están preocupadas. Nadie quiere trabajadores desmotivados, que lleven décadas haciendo lo mismo y que se vean sobrepasados por las nuevas generaciones y las tecnologías.

Así, una posible solución sería cambiar de carrera en la mediana edad. Aunque ello requeriría de esfuerzos organizativos, laborales y empresariales el resultado podría ser muy positivo. Gente con ilusión empezando nuevos trabajos como chavales estrenando su primer salario fijo. Para ello, también la educación tendría que cambiar y, sobre todo las edades a las que se recibe. Así, es posible que pronto no sea raro ver a personas de 50 años graduándose de su segunda carrera a la vez que sus hijos lo hacen de la primera. Es uno de los cambios asociados a la nueva era. Y habrá muchos más.

Si quieres saber más sobre longevidad, descarga el informe del Future Trends Forum.

Artículos relacionados