​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Hoy, esta escuela pública “compite” con las escuelas privadas de la zona, sin perder de vista la pregunta “¿qué ofrecemos y para qué educamos?.

El 8 de septiembre de 1980 abría sus puertas el colegio La Biznaga, en Málaga. Pero no fue hasta hace cinco años cuando algo comenzó a cambiar y la innovación llegó a sus aulas.

“La escuela se transformó desde dentro, empezando por su claustro, y con él, las metodologías educativas. Hoy, esta escuela pública “compite” con las escuelas privadas de la zona, sin perder de vista la pregunta “¿qué ofrecemos y para qué educamos?”. Así justifica Ashoka, una fundación que promueve el emprendimiento social, la selección de este colegio como uno de los siete centros educativos españoles que forman parte de su red internacional de escuelas changemaker.

Ashoka es una organización sin ánimo de lucro que busca liderar una transformación educativa, y que para ello está identificando escuelas y redes de escuelas influyentes preparadas para liderar el cambio. Ya cuenta con una lista de más de 260, y entre ellos La Biznaga. La organización destaca de esta escuela “su modelo educativo basado en la investigación activa como metodología educativa principal, que además de mejorar el proceso y los resultados, hace crecer la curiosidad y la creatividad de sus alumnos”.

Ashoka también explica que en el centro se fomenta el trabajo en equipo y la empatía como factores esenciales para fomentar tanto el “desarrollo del intelecto como el del corazón”. La Biznaga tiene por bandera “educar en una sociedad diversa, justa, para ser felices, competentes social y afectivamente.”

Vídeo: Ashoka España

Metodología educativa del colegio La Biznaga

En las clases de Primaria se organiza el curriculum según el modelo educativo del Proyecto Roma, a través de proyectos de investigación. Lo definen como un modo de “aprender a aprender en cooperación”, donde aplican la democracia interna. Se consensuan las normas de convivencia -de clase, asamblea y grupo-, teniendo consciencia de los valores que salvaguardan y los posibles perjuicios de su incumplimiento. El trabajo se realiza siempre en grupo y entre los alumnos deben asumir cuatro responsabilidades: coordinador o coordinadora, portavoz, secretaria o secretario y responsable de material.

Destaca también el método de evaluación: “un encuentro entre el profesorado y el alumnado con la intención de aprender uno del otro, no es cuestión de medición”, establece el proyecto educativo del colegio. El profesorado aprende para conocer y mejorar sus métodos de enseñanza y el alumnado aprende de los asesoramientos del profesorado y mejora su curiosidad para seguir aprendiendo.

Según la visión de La Biznaga, “la evaluación debe dejar de ser competitiva, centrada en las calificaciones individuales y pasar a formar parte del propio proceso de enseñanza y aprendizaje compartido”. “No se puede enseñar de manera cooperativa y luego exigirle al alumnado a la hora de la evaluación que sea competitivo”, aseguran los docentes en su plan educativo. Estos pertenecen, además, al grupo de investigación Profesorado del Proyecto Roma para la mejora continua de su propia metodología y procesos. 

Artículos relacionados