​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Te traemos cuáles serán las carreras de letras no solo con más empleo, también las que tendrán un papel determinante en el desarrollo del nuevo panorama mundial.

Cuando un gigante como Japón se planteó este año promocionar las carreras técnicas sobre las llamadas “de letras” se produjo un terremoto a gran escala que nos hizo plantearnos en Occidente si no deberíamos virar y tomar ese camino. Sin embargo, las justificaciones sobre las presuntas malas salidas profesionales de las carreras de humanidades, o el cuestionamiento sobre su “utilidad” cuando el conocimiento -cualquiera- está a nuestro alcance con un click de ratón, se hace añicos en un mundo que, de verdad, va a necesitar de profesionales que lo reinterpreten de arriba a abajo.  

  • Educación Social: Una disciplina muy nueva, pero muy solicitada que tendrá un gran futuro en estos tiempos porque trata de estudiar e interpretar las dinámicas sociales y la manera de reintegrar a aquellas personas que hayan quedado de algún modo fuera de ellas. Identificar grupos de riesgo presentes y futuros o dar protección a aquellos grupos que más posibilidades tienen de quedar fuera de juego, bien por problemas económicos o por tener algún tipo de discapacidad.  
  • Pedagogía: Con un mundo en plena revolución pedagógica, los licenciados en esta área de conocimiento van a ser más que solicitados en el futuro y, junto a maestros y profesores, jugarán una de las bazas más importantes ante los profundos cambios que se avecinan. Si María Motessori, por ejemplo, fue indispensable para que el mundo mejorara y más que relevante a la hora de concienciar a los gobiernos de todo el mundo de que la educación iba a ser la máquina que impulsaría el tren del futuro ya a finales del XIX, lo cierto es que ahora, cuando todos los planes de estudios del futuro se están reformando a marchas forzadas, necesitamos de ideas frescas y disruptoras para reinterpretar la forma en la que enseñamos y aprendemos.
  • Historia: Un nuevo panorama, un nuevo mundo, necesita intentar no volver a caer en los errores del pasado. Es por ello importante conocer cada vez mejor nuestra historia y cómo se ha ido construyendo el delicado mecanismo de acontecimientos que nos ha traído hasta aquí. Buenos profesionales en Historia serán necesarios para desentrañar estos secretos, avisarnos sobre los errores, pero, sobre todo, resaltar y potenciar nuestros aciertos para repetirlos y dinamizarlos en la medida de lo posible.
  • Publicidad: Con la reactivación de la economía volverá el mercado y su competitividad y, en un mercado cada vez más competitivo, con una previsible reorganización de muchas parcelas de él será necesario encontrar a profesionales de la publicidad que sepan hacer atractivas las nuevas opciones que se acabarán, indefectiblemente abriendo. Al igual que en el campo del periodismo la irrupción de internet ha hecho necesario que existan nuevas ideas para aprovechar todo aquello que el nuevo medio ofrece.  
  • Lingüística: Solo en el campo de la Inteligencia Artificial, un campo todavía en el que se están dando los primeros pasos, aunque sean pasos de gigante en los últimos tiempos, hay espacio de sobra para la lingüística. La tarea de que las nuevas inteligencias artificiales se asemejen lo más posible a nuestra capacidad para reconocer el mundo y, sobre todo, para sublimarlo e interpretarlo será, en parte, un éxito de los lingüistas que tendrán que enseñar a las nuevas máquinas a comunicarse con nosotros y a desarrollar actividades intelectuales similares a las humanas. No solo eso, en el campo de la programación actual y, claro está, en el desarrollo de buscadores más eficaces, los licenciados en esta materia cuentan con el importante papel de hacer la programación más sencilla y comprensible, así como de que los motores de búsqueda funcionen de una forma mucho más intuitiva.
  • Periodismo: El mundo de la información ha dado un cambio de 180 grados gracias a la tecnología. Los llamados medios tradicionales (televisión, radio y prensa) están siendo sustituidos por todas las posibilidades que ofrece la tecnología de internet (Podcast, blogs, canales de video, confidenciales…). Lo que antes era solamente un complemento porcentualmente pequeño del medio analógico se ha convertido ya en el antimonopolio de los grandes grupos mediáticos que viran hacia la red. En un panorama cambiante se hace cada vez más importante distinguir la propaganda, la publicidad y la noticia, y para ello se necesita el concurso de verdaderos periodistas que sepan filtrar, articular y ofrecer información veraz y fiable.

En definitiva, en un mundo en el que la tecnología ha pasado de ser el efecto disruptor de las revoluciones industriales de siglos pasados a ocupar facetas de nuestra vida diaria (un cambio profundo que se ha producido tan paulatinamente que no nos hemos dado cuenta) lo cierto es que el conocimiento humanista y las artes tendrán un papel que seguirá siendo fundamental. No solamente porque complete parcelas dentro de esa tecnología, como la del diseño industrial o el de ayudar a mejorar la programación existente. Per sé, las carreras de letras nos ayudan a explicar mejor el mundo que nos rodea, entender sus dinámicas y seguir ayudándonos en los procesos de aprendizaje y enseñanza.  

Artículos relacionados

Más en nuestra web