​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 21 Jun 2018

Así será el futuro del empleo: creatividad e innovación, formación y poca antigüedad.

La creatividad y la innovación son dos de los rasgos que empiezan valorarse tanto en los contratados como en los candidatos a incorporarse.

Si tenemos la sensación de que el tiempo se acelera en todos los ámbitos, eso ocurre todavía más con nuestras necesidades de formación y reciclaje.

En las últimas décadas, hemos visto la caída de empresas teóricamente invulnerables como Kodak mientras aumentaban las veces en las que la gente cambiaba de lugar de trabajo desde que salía de las aulas hasta que se jubilaba. En los ochenta y los noventa, sin embargo, el empleo para toda la vida era una posibilidad al alcance de millones de personas en países como España. La formación, salvo en el caso de los directivos, se apoyaba muchísimo en lo que hoy se llama pomposamente ‘learning by doing’. Se aprendía sobre la marcha y, de vez en cuando, existían algunos cursos internos o subvencionados.

Desde mediados de los noventa, la situación ha cambiado hasta el punto de que muchos de los trabajadores más veteranos casi no reconocen a sus empresas. Ahora, los puestos cualificados los copan los universitarios, muchas corporaciones imparten y exigen un nivel avanzado de inglés y cada vez son menos los profesionales que no se han reciclado o especializado en algún momento de su carrera con formación de postgrado o un máster. La entrada y salida de parte de la plantilla se da por hecho para los menores de 45 años y nadie espera que sean muchos los milenial que suspiren por un empleo para toda la vida. 

A todo ello han contribuido las sucesivas reformas laborales que facilitaban la contratación y el despido, la fuerte competencia provocada por la globalización y una cultura que celebra y aprecia cada vez más a sus emprendedores incluso cuando fracasan. La creatividad y la innovación -y no la capacidad para ejecutar hábilmente las órdenes- son dos de los rasgos que empiezan valorarse tanto en los contratados como en los candidatos a incorporarse.

La llamada Cuarta Revolución Industrial promete una velocidad aún mayor.  De hecho, según un estudio sobre el futuro del empleo del Foro Económico Mundial, el 90% de los profesionales tendrán que formarse durante su vida laboral y más del 60% de los niños que van ahora mismo a la escuela terminarán trabajando en puestos que, ahora mismo, no existen. En dos o tres generaciones, vamos a pasar de un mercado laboral estable a largo plazo a otro donde la única constante parece ser la volatilidad.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Ciudades disruptivas

    Esta tendencia analiza la evolución de las ciudades en la próxima década, convirtiéndose en ciudades inteligentes y disruptivas.

  • Patrick Newell
    Patrick Newell

    Fundador en Tokyo International School