​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Con la llegada de la digitalización, en menos de veinte años, hemos cambiado nuestra forma de tomar fotografías.

En menos de veinte años hemos pasado del reinado de la cámara analógica al reinado de la cámara digital. Ha sido vertiginoso.

Es tentador olvidar que, por ejemplo, en el año 1997 todavía seguían dominando el mercado las legendarias cámaras analógicas de Canon y Nikon y que Kodak, por supuesto, se mantenía como un imperio sin contestación. Las cámaras fotográficas más habituales eran grandes, pesaban y había que revelar normalmente los carretes en una tienda.

Resultaba difícil anticipar si habíamos sacado una foto realmente buena antes de los revelados, que podían tardar unos días. Los usuarios no profesionales ni se planteaban la posibilidad de intentar modificar o mejorar las imágenes. Las cámaras digitales, prohibitivas en los noventa, habían bajado de precio pero no lo suficiente para hacerse populares. Además, se consideraban poco fiables en comparación con las tradicionales.

Empezamos a comprar masivamente cámaras digitales durante la primera década del SXXI y, muy especialmente, a partir de 2003. Allí comenzó el hundimiento de Kodak. Los precios bajaron con fuerza y las imágenes podían guardarse cómodamente en el ordenador o en un soporte externo. Los que sólo sacaban fotos ocasionalmente descubrieron lo fácil que resultaba modificar y mejorar las imágenes con el Photoshop. Los profesionales y los grandes aficionados siguieron apreciando diferencias de calidad en las imágenes de las cámaras digitales y las analógicas hasta la segunda década del SXXI, que es cuando se considera que las digitales ganaron finalmente la partida. 

¿Cuál es el futuro de la cámara de fotos? Que los fabricantes abandonen la idea de convertir la cámara digital en una cámara analógica mejorada y que, por eso mismo, añadan funcionalidades nunca vistas en este dispositivo. Destacan entre ellas la captura de imágenes en tres dimensiones y de vídeos y la utilización de la realidad virtual y aumentada. Quizás lo más espectacular sea que se puedan añadir elementos de realidad aumentada mientras estamos sacando la propia foto. 

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Longevidad

    En esta tendencia, nuestros expertos analizan las principales consecuencias del envejecimiento de la población para la empresa y la sociedad, así como las oportunidades que aporta para la innovación.

  • Glyn Moody
    Glyn Moody

    Escritor, Periodista, ponente