​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

El reto se encuentra en saber utilizar la tecnología para satisfacer las necesidades del cliente protegiendo siempre su privacidad.

El sector turístico no es ajeno a los cambios que la tecnología está introduciendo en todos los sectores y actividades económicas como contábamos en la entrevista a Pau Sendra, Cofundador y CEO de Waynabox.

Una de las herramientas tecnológicas que ha entrado con fuerza en el sector hotelero es el Internet of Things (IoT) o, lo que es lo mismo, la conexión a Internet de todos los dispositivos y objetos que integran la vida diaria. En el ámbito de los hoteles, son cada vez más los que han comenzado a incorporar el IoT en sus instalaciones, debido a los enormes y múltiples beneficios que puede aportarles esta tecnología como la optimización de los servicios, la personalización o la reducción de los tiempos de espera, entre otros.

Entre las variadas aplicaciones que el IoT puede tener en el sector hotelero, recogemos aquí algunas de las más destacadas:

  1. La primera se refiere a la hiperpersonalización que se puede otorgar a las habitaciones. En algunos hoteles ya se habla de “habitación conectada” o “Smart room”, un concepto que recoge las capacidades que se les ofrecen a los huéspedes para controlar funciones o características como la calefacción o el aire acondicionado a través de un móvil o una tableta.
  2. Información geolocalizada. La tecnología Bluetooth y GPS han abierto un mundo de posibilidades en relación a la entrega de información basada en la ubicación del huésped. De esta manera, los hoteles pueden enviar información a sus clientes en el momento en que consideren oportuno. Lo que se puede conseguir con esta herramienta tecnológica es ofrecer servicios a los clientes cuando lo necesitan y porque se encuentran en una ubicación determinada para recibir ese servicio, por ejemplo, si están cerca del restaurante, proporcionarles información sobre el menú del día.
  3. Datos predictivos sobre el mantenimiento del hotel. En este caso, el IoT puede proporcionar al personal del hotel todos los datos actualizados sobre el estado de funcionamiento y de actividad de los distintos departamentos y aplicaciones, con el fin de avisar a éstos de cualquier situación de deterioro o de rendimiento anormal. Esta funcionalidad es muy útil, porque posibilita reparaciones rápidas y gestiones ágiles dentro de la organización del hotel en cuestión.
  4. Llaves electrónicas. Se trata de las habituales ya tarjetas digitales o electrónicas que se envían a los móviles de los huéspedes. Esta aplicación permite al teléfono comunicarse con la puerta, desbloquearla y eliminar así la necesidad de otro tipo de llave física. Asimismo, puede servir a los hoteles para que manden automáticamente la llave de la habitación al huésped una hora antes de que éste llegue al hotel y evitando que éste deba acudir al mostrador de check-in.
  5. Asistentes controlados por voz. Ya hay cadenas de hoteles que están introduciendo en sus instalaciones altavoces inteligentes controlados por la voz, que pueden ayudar a mejorar la experiencia de cliente permitiendo solicitar el servicio de habitaciones, reservar una mesa en el restaurante u otro tipo de servicios. 

Cada vez más, los viajeros solicitan inmediatez y personalización que el internet de las cosas puede proporcionar. El reto se encuentra en saber utilizar la tecnología para satisfacer las necesidades del cliente protegiendo siempre su privacidad.

  • Keywords:

  • iot

Artículos relacionados

Más en nuestra web