​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Desde el punto de vista médico, ¿qué soluciones existen para gestionar una población cada vez más longeva y envejecida? Proponemos tres herramientas.

Países ricos y pobres deben afrontar tres grandes retos en el ámbito sanitario: mejorar la calidad de la asistencia, reducir la desigualdad para que cada vez más personas puedan acceder a la sanidad y gestionar una población que cada vez vive durante más años.

Como concluyen los expertos en la publicación Longevidad de la Fundación Innovación Bankinter, los retos que presenta la longevidad de la población requerirán soluciones que van más allá del campo de la salud.

Pero desde el punto de vista médico, ¿qué soluciones existen para gestionar una población cada vez más longeva y envejecida? Los miembros del think tank Future Trends Forum proponen tres herramientas:

  • Medicina regenerativa. Se ha descubierto que a través de métodos de terapia celular e ingeniería tisular junto con tecnologías de simulación y bigdata, se puede conseguir mantener o restaurar la función de las células, tejidos y órganos del cuerpo humano. También se ha descubierto la relación entre la longitud de los telómeros y la abundancia de la proteína Klotho con la esperanza de vida de una persona, y gracias al uso de tecnologías de simulación se podrán desarrollar tratamiento para potenciar el poder curativo de estas “propiedades naturales” del ser humano.
  • Medicina preventiva. La medicina preventiva y personalizada es la próxima gran evolución de la medicina actual, que es curativa y masiva. A través del análisis de datos (bigdata) de los síntomas y las enfermedades de otros pacientes los médicos serán capaces de extraer patrones para poder diagnosticar de manera más eficiente y personalizada, e incluso anticiparse a la propia enfermedad. La medicina preventiva ahorrar grandes costes a los sistemas sanitarios, haciéndolos más sostenibles.
  • Internet of things. Mediante la sensorización y medición de los hogares y personas, los profesionales de la salud podrán supervisar la salud de las personas de más edad. De esta forma podrán controlar de manera remota cualquier anomalía o síntoma. Los wearables son una tecnología fácil de usar que cada vez está más extendida y puede ayudar a hacer más sostenible la sanidad debido a su carácter preventivo.

Si quieres conocer otras formas en las que la tecnología ayuda a reducir la desigualdad, descarga aquí la publicación "Tecnología y Desigualdad: por un mundo más justo y próspero"

Artículos relacionados

Más en nuestra web