​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 08 Ago 2019

Cómo hacer un buen pacto de socios en tu startup (y no dejar fuera a nadie)

Si crees que la gestión de tu startup puede complicarse, haz un buen pacto de socios.

Si estás montando tu startup seguramente ya tengas un socio. Y si ese socio es tu antiguo compañero de trabajo, tu colega de la universidad o incluso tu amigo de la adolescencia es probable que pienses que estáis alineados de sobra, vais a trabajar por igual y nunca habrá problemas. Si no es así, ¿dónde encontrar un socio para emprender? Te lo contamos en este post.

¡Mec! Error. Bueno, a ver, puede que sea así, y ojalá, pero ante todo hemos venido a hacer negocios, así que, para que todo el mundo acabe contento y te asegures de que no pierdes una amistad, será mejor que firméis un pacto de socios antes de empezar. ¿Y qué debe llevar ese pacto de socios?

1. Compromisos

Sí, ya sabemos que tu socio y tú tenéis un perfil similar y haréis prácticamente lo mismo en proporción del 50%. O si tú eres un crack del producto y él de las finanzas, cada uno se encargará de su parte correspondiente. Pero, créenos: será mucho mejor si, antes de empezar, lo dejáis todo por escrito.

Porque, ¿vais a trabajar los dos las mismas horas? ¿Estaréis full time o alguno tiene otro trabajo? Y si los ingresos tardan en llegar, ¿podrá cogerse uno de los dos alguns ingresos extra para llegar a final de mes? Por cierto, ¿os vais a poner algún sueldo dentro de la inversión inicial? ¿O va todo al proyecto? Todo este tipo de cosas deberéis tenerlas en cuenta, porque son circunstancias que pueden llegar a producirse… y más vale discutir pronto que tarde.

2. Permanencia

Si todo sale como esperáis, lo más probable es que ninguno de los dos quiera salir de la compañía. Pero a poco que se tuerzan los planes, la posibilidad del abandono irá aumentando. No pasa nada porque alguien se vea obligado a abandonar el barco, pero habladlo antes: ¿cuándo puede marcharse uno de los dos socios? ¿Puede irse a cualquier sitio o hay algún sector ‘vetado’? ¿Y qué va a pasar con sus acciones? ¿Las mantiene o se las recompras? ¿A qué precio?

3. Propiedad intelectual

Imagina que tu socio y tú habéis creado un software y, un tiempo después, él abandona la empresa. Es más, resulta que ha fichado por un gigante de vuestro mismo sector. ¿Puede usar algo de lo que habéis creado? ¿A quién le pertenece ese software? La propiedad intelectual de este tipo de activos no siempre es fácil de registrar, así que será mejor que dejéis bien claro en vuestro pacto de socios qué puede (o no) hacerse con ello.

4. Consejo de administración

Parece evidente que al principio tomaréis las decisiones a medias, pero ¿y si llega un momento en que no os ponéis de acuerdo? ¿Y si prolongáis el bloqueo por culpa de un empate técnico? No estará de más que incluyáis, como mínimo, a una tercera persona en el consejo de administración. En cualquier caso, si veis que el reparto de trabajo va a ser desigual también podéis ponderar vuestros votos en caso de que necesitéis tomar una decisión en la que a priori no haya un acuerdo claro.

5. Inversores

Pongamos que os llega financiación externa. ¿Os vais diluir por igual? ¿O alguno va a vender antes? O, ¿qué pasa si uno quiere diluirse (o incluso desinvertir) pero el otro no quiere que lo haga? Pactadlo antes de empezar, porque una discusión de este tipo en plena ronda podría hacer que vuestros posibles inversores cojan la puerta de salida antes siquiera de haberse puesto a negociar.

De hecho, es mucho más importante que os planteéis los escenarios a futuro: si hacéis varias rondas, ¿de qué manera se van a diluir los primeros business angels? ¿Les vais a hacer fácil la salida? ¿O todo dependerá de lo que piensen los grandes fondos? Y si llegáis a vender la compañía, ¿quien va a cobrar primero? Dejadlo por escrito en cada nueva ronda.

pacto de socios startup

Artículos relacionados

Más en nuestra web