​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Los datos pueden hacer cosas increíbles por nosotros. Gracias a ellos, podemos medir, evaluar patrones, tomar decisiones e incluso crear nuevos servicios muy eficientes.

“Las redes y la infraestructura siempre han sido el sustento vital de las ciudades, principalmente la infraestructura física, ya fueran acueductos o el metro de Nueva York. Hoy en día las redes y las estructuras de datos que tenemos realizan una función esencial similar.” Así comenzaba Peter Hirsberg, Presidente y Cofundador de Maker City Project, la conferencia “Infraestructuras y redes en la ciudad de los datos” en la pasada reunión sobre Ciudades Disruptivas del Future Trends Forum, el think tank de la Fundación Innovación Bankinter.

Peter Hirsberg durante su conferencia en la XXX reunión del Future Trends Forum.

Con la llegada de la revolución digital, la ciudad se ha llenado de sensores, microprocesadores, controladores y cámaras, que además de cumplir con sus funciones determinadas, aportan datos que permiten medir, reorganizar y mejorar la calidad de los servicios que la ciudad ofrece.

Como afirma Peter en su conferencia, los datos pueden hacer cosas increíbles por nosotros. Gracias a ellos, podemos medir, evaluar patrones, tomar decisiones e incluso crear nuevos servicios muy eficientes. Además, los datos son una invitación, una forma de democracia y participación.

Los datos abiertos son fundamentales para crear estos nuevos servicios, ya que al agregarlos se pueden descubrir nuevos patrones. Sin embargo, suponen una paradoja, cuántos más datos se comparten, más se puede mejorar la vida de los ciudadanos, pero también suponen mayores problemas de privacidad. Peter pone el ejemplo de algunas herramientas que utiliza la policía; la identificación de matrículas o el reconocimiento facial. Son muy útiles para reducir la delincuencia pero deben estar bien protegidos para que su uso no sea llevado al extremo.

Peter concluye con la idea de que los datos son una materia prima para la creatividad y las artes humanas, una herramienta muy poderosa que supone retos (como el de la privacidad) pero que también nos permite tener una vida mejor.

Si quieres saber más sobre las posibilidades que la tecnología ofrece para las ciudades, visita la página de la tendencia “Ciudades Disruptivas” y descarga el informe.

Artículos relacionados

Más en nuestra web