​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 21 Mar 2018

Cómo preparar un contrato de confidencialidad (y que tu posible inversor no se ofenda)

Un NDA puede ser válido, pero ojo: conviene que no ofendas gratuitamente a tu posible inversor.

Ya hemos hablado por aquí de las ventajas y desventajas de pedirle a tu posible inversor que firme un NDA o contrato de confidencialidad antes de reuniros. Recuerda: firmar un NDA es totalmente lícito, pero no olvides que, de entrada, quizá le resulte ofensivo al inversor en cuestión. Y eso no te conviene en absoluto.

Por eso viene bien que, antes de presentarlo, sepas cómo actuar. Aquí van algunos consejos:

1. Explica antes los motivos

Ya lo dijimos en el anterior artículo: no, no todos los tipos de proyectos necesitan un contrato de confidencialidad o DNA. De hecho, son muy pocos los que lo necesitan. Créenos, lo más probable es que no hayas inventado nada nuevo. De todos modos, si quieres seguir adelante con él, explícale a tu posible inversor los motivos por los que el NDA es necesario en esta reunión.

2. No inspires desconfianza

Esto es totalmente subjetivo, pero créenos, te va a pasar. Si a un posible inversor le pides que firme un acuerdo de confidencialidad, las probabilidades de que piense que eres un egocéntrico o que, como poco, no sabes que la ejecución casi siempre es mucho mejor que la idea en sí son muy altas. Si quieres firmar un NDA, sé empático. Lo más probable es que empiecen pensando que pecas de soberbio, así que tu tarea es convencerles de lo contrario.

3. El NDA adecuado en el momento adecuado

Vale, supongamos que tu proyecto sí necesita un NDA. Pero, ¿lo necesita siempre? Si has quedado con un inversor para que sopese seriamente la posibilidad de darte financiación, adelante, puedes proponer el NDA. Ahora bien, si solo habéis quedado para tomar café y contarle el proyecto muy por encima, mejor guárdate el documento.

4. Implícalo a él

Si tienes un NDA, es evidente que lo habrá redactado el abogado de tu empresa y que el acuerdo tendrá en cuenta todo lo necesario y todo lo que afecte a vuestros intereses. Sin embargo, no seas unilateral: antes de firmar nada, pásale el acuerdo al inversor para que le eche un ojo e incluso para que proponga quitar algunos puntos o añadir otros. Como mínimo, negocia con él.

Artículos relacionados

Más en nuestra web