Emprendedores 12 Abr 2021

Corporate Venture Capital, ventajas y desventajas de esta nueva tendencia

El capital riesgo es una forma muy útil de obtener financiación. Sus ventajas con respecto a otras formas tradicionales son muchas, pero hay que conocer bien los posibles inconvenientes.

Tanto las startups como gran parte de las pymes son proyectos que necesitan inyecciones de efectivo para impulsarse hacia nuevos niveles. Muchas veces, las fórmulas tradicionales de financiación no son capaces de generar una respuesta rápida y ágil a sus necesidades. Por eso, existen fuentes alternativas de financiación, entre las que podemos encontrar el Venture Capital. 

El Capital de riesgo se dirige a empresas con cierto éxito comprobado y un modelo de negocio relativamente rentable. En general, proviene de inversores acomodados o bancos de inversión que ven un potencial de crecimiento a largo plazo en las pequeñas empresas.

No obstante, no siempre aciertan. Las estadísticas apuntan a que solo 1 de cada 20 inversiones de este tipo conlleva una ganancia, lo que hace de ellas un deporte de riesgo. Es por eso que los Venture Capital invierten en empresas que prometan resultados gigantes. Así, los grandes retornos ayudan a cubrir las pérdidas del elevado número de inversiones infructuosas

No es de extrañar que los capitalistas de riesgo graviten hacia tendencias e industrias particulares que tienen más probabilidades de generar grandes rendimientos. Por ejemplo, es habitual en empresas tecnológicas, ya que tienen el potencial de ser enormemente rentables a gran escala.

Ante ellos, muchos se preguntarán: “¿Podemos aprovechar el Venture Capital en  nuestra startup?” La respuesta, sin duda, es que sí, pero hay que conocer bien de qué estamos hablando. Por eso, vamos a ver cuáles son las principales ventajas y los mayores inconvenientes.

Ventajas

  • Rapidez en el flujo de efectivo. Esta puede ser una de las principales características Los VC son una fuente inmediata de financiamiento y rápido crecimiento. Al cerrar un trato con un capitalista de riesgo, por lo general, se puede comenzar a hacer un uso del efectivo. Este acceso rápido y a importantes sumas de dinero es una buena palanca desde la que empujar una startup hacia el éxito. 
  • Sin devolución. A diferencia de los préstamos, no es necesario proceder a la devolución del dinero (más los respectivos intereses). De hecho, todos los riesgos monetarios recaen en los propios VC. Si la startup falla (que esperemos que no), el riesgo de endeudamiento es menor.
  • Know how. Además de dinero, los capitalistas de riesgo pueden brindar orientación y experiencia. En muchos casos, esto es una magnífica ayuda para los fundadores que, por lo general, tienen que aprender a trabajar en diferentes áreas, antes de poder generar un equipo suficiente,
  • Networking y contactos. Además de su inversión en efectivo, su propio conocimiento y experiencia, los VC pueden conectar a las nuevas empresas con recursos, conexiones y contrataciones adicionales. Esencialmente, aportan toda su nutrida y extensa red a la mesa. Es muy probable que su VC conozca a otros inversores y clientes potenciales con los que su startup puede asociarse. 

Inconvenientes

  • Riesgo de perder la propiedad. Acciones por financiación. En eso consiste el VC. Esta idea puede no resultar muy agradable para los fundadores, pero es la realidad, y bien jugado no tiene porqué ser negativo. Ahora bien, un riesgo real es perder la mayoría del capital en favor de los inversores. En última instancia, esto puede acabar con la pérdida total de la propiedad. 
  • Pérdida de control. Cuando se acepta un capital de riesgo, la realidad es que se está intercambiando parte de la empresa por financiación. En otras palabras, esto significa la posibilidad de perder una parte significativa de la autonomía. En este escenario, no resulta extraño que los capitalistas de riesgo esperen tener voz en la forma en que se gestiona el negocio. Esto es comprensible, sin duda, ya que, al fin y al cabo, su inversión está riesgo. 
  • Negociar términos legales. Algunas startups, mientras trabajan en productos preliminares y no patentados e inteligencia intelectual, pueden preferir permanecer fuera del radar para prohibir que los competidores se abalancen sobre su modelo de negocio. En estos casos, es frecuente que todos los involucrados firmen un acuerdo de confidencialidad después de tener información sobre su inicio. No todos los capitalistas de riesgo están dispuestos a hacerlo. Por eso, es importante asegurarse de que todas las partes comprendan las condiciones que se imponen antes de cerrar el trato.
  • Los retrasos pueden hacer retroceder su negocio. Como sabemos, los VC tienen dos caras potenciales: un alto riesgo y una gran recompensa. Al mismo tiempo, debido al riesgo, pueden, en ocasiones, los inversores pueden tomar demasiadas cautelas y ralentizar el proceso. El período entre encontrar un capitalista de riesgo y gastar dinero en efectivo puede ser una seria desventaja para VC.

En resumen, aunque puede ser muy útil y darnos grandes alegrías, no hay que olvidar que hay que trabajar duro para hacer un uso eficiente de esta inversión y que los riesgos también existen.

El Venture Capital es la herramienta que utiliza nuestro programa Startups, donde en colaboración con Bankitner Capital Riesgo, invertimos en startups de alto potencial en España. Si quieres conocer más sobre este programa accede aquí.


 

Artículos relacionados