​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 09 Mar 2018

Crear un precioso “jardín” científico: el arte de cultivar talento científico excelente

James Olds
James Olds

D University Professor of Neuroscience, Policy and Government en George Mason University

¿Cómo exprimir al máximo la productividad del talento científico y fomentar descubrimientos científicos?

Los científicos de gran calibre son gente interesante. Aunque económicamente requieran estipendios bastante modestos en comparación con otras profesiones, las herramientas de su profesión (por ejemplo: microscopios, escáneres cerebrales y naves espaciales) no suelen serlo.

En Estados Unidos, un profesor que empiece en mi campo podría pedir un salario equivalente al de un director de recursos humanos, en cambio pediría el triple para sufragar los costes iniciales durante los tres primeros años antes de poder ser productivo. 

En el caso de un científico veterano y exitoso, el salario podría asemejarse al de un socio de bufete de abogados, pero el gasto científico podría rondar varios millones de dólares anuales. Estas inversiones en investigación normalmente vienen del dinero de los contribuyentes en forma de becas de investigación gubernamentales. Los laboratorios con éxito podrían estar en activo durante varias décadas y reflejar un compromiso sustancial de la sociedad, en algunos casos de varias decenas de millones.

¿Cómo exprimir al máximo la productividad del talento científico y fomentar descubrimientos científicos? Hemos descubierto que los siguientes “trucos de jardinería” son útiles:

  • Primero, alojarlos bajo el mismo techo, en condiciones que permitan que se topen entre sí con frecuencia. Se ha demostrado empíricamente que las interacciones fortuitas catalizan el éxito científico.
  • Segundo, busque la diversidad de disciplinas: una a matemáticos con antropólogos, neurocientíficos con médicos, químicos con psicólogos. Los grandes descubrimientos se dan, cada vez más, en las intersecciones entre los distintos ámbitos científicos, no en aislamiento.
  • Tercero, insista en la colaboración. Deberían estar bien dispuestos a sentarse con sus homólogos en un área X para explicar en qué están trabajando (en términos claros y sencillos). De estas conversaciones a menudo resulta un avance fructífero.
  • Por último, premie el éxito. Aplique la meritocracia de forma transparente: las recompensas materiales, tales como los aumentos, las salas de laboratorio, equipamiento y por supuesto las plazas fijas deberían darse como resultado de una productividad científica medida con métricas claras.

Un comentario más: el “jardín” debería ser bonito. No creo que sea casualidad que ciertos lugares muy productivos en descubrimientos científicos tengan vistas espectaculares. Resulta que a los investigadores les gusta mirar por la ventana de vez en cuando. Curiosamente, parece que esto les ayuda a trabajar.

Artículos relacionados

Más en nuestra web