​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 22 Ago 2018

Cuatro motivos por los que crees que nunca hackearán tu startup... y seguramente te equivoques

Crees que estás a salvo, ¿verdad? Créenos: ojalá sea así

Por desgracia, hace unos años que vivimos en la época de los hackeos. Y estos ciberataques ya no se producen hacia usuarios aislados, sino hacia empresas de todo tipo. Y es aquí donde a todas las compañías les entra el canguelo: ¿seré yo la siguiente? ¿Lo intentarán alguna vez? De hecho, ¿lo habrán intentado ya y no me he enterado? ¿Me habrán robado algo?

Es muy probable que al leer esto pienses que tu startup nunca va a ser hackeada. Y créenos, ojalá no tengas esa mala suerte, pero todo hace pensar que corres exactamente el mismo riesgo que la compañía de dos empleados que hay a tu lado o la multinacional de 2.000 trabajadores que tienes cerca de la oficina. Al menos, deshazte de los motivos que te llevan a pensar que tu startup nunca sufrirá un ciberataque, porque son argumentos falaces y te los vamos a desmentir ahora mismo:

1. “Ya sería mala suerte estadística”

Con la de empresas que hay repartidas por todo el mundo, ya sería mala suerte que le tocase a la tuya, ¿no? No hay ciberataques suficientes para tantísimas empresas. Sin embargo, ten en cuenta que los grandes hackeos ya no van dirigidos exclusivamente a una compañía, sino que usan malware para infectar al máximo número de compañías posible. Y la tuya no tiene por qué estar a salvo. Además, solo te enteras de los hackeos que se hacen públicos; ¿te imaginas cuántas empresas se vieron afectadas por Wannacry y consiguieron que no se filtrase nada?

2. “No soy tan grande ni tan importante”

Claro, Wannacry solo afectó a gigantes como Telefónica y el resto de ciberataques siempre han ido dirigidos a empresas importantísimas, ¿verdad? ¿Por qué la tuya iba a interesarle a nadie? Pues mira, ahí tienes razón: si tu startup es pequeña no tiene por qué tener gran interés en cuanto a los datos que puedan ser robados, pero el contagio podría llegarte a través de una empresa grande. Sé consciente de una cosa: nadie va a intentar acceder a tus servidores mediante sofisticadas técnicas de hacking… ya que pueden hacerlo mediante un simple virus y que acaben en tu empresa por pura casualidad.

3. “No tengo grandes datos”

Quizá tu empresa no esté gestionando una cantidad ingente ni importantísima de datos, pero, ¿importantísima para quién? ¿Cómo sabes que los datos que te roben, bien cruzados y combinados con otros, no pueden hacer mucho daño? En el mundo de los ciberataques, ningún dato es demasiado pequeño.

4. “Nunca me han hackeado”

Un momento. ¿Estás seguro de lo que has dicho? ¿No habrás querido decir “Que yo sepa, nunca me han hackeado”? Porque muchas veces el mayor problema de un hackeo es que una empresa lo sufra… y no se haya dado ni cuenta. Sé consciente de que hay muchos más hackeos de los que ves en las noticias, así que no des nada por sentado y protege la ciberseguridad de tu startup.

Artículos relacionados

Más en nuestra web