​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

La sociedad civil “El día de después” elabora un decálogo para descifrar cómo será el mundo tras la pandemia del COVID-19.

1.Nuevo contrato de relación basado en la confianza.

Durante el tiempo de confinamiento, nuestras relaciones humanas y de trabajo en equipo han cambiado. ¿Cómo se establecerá la relación de confianza en el nuevo mundo post covid?

2.La nueva oleada de emprendedores. No pidas trabajo, crea trabajo.

Como afirma la sociedad civil “El día después”, la calidad del estado de bienestar inhibía la necesidad de emprender. ¿Nos encontramos ante una nueva oleada de emprendimiento?

3. La digitalización inversa del capital intelectual.

Veremos la consolidación del modelo de empresas sin stock, que solo comercializan su capital intelectual y el consumidor “pone el resto”.

4. Cambio de la escala de valores de una generación.

Como ocurre tras grandes acontecimientos históricos, la generación actual cambiará su escala de valores. Lo estamos viendo en la actualidad: está creciendo la estima hacia el papel de sanitarios, ejército o servicio de limpieza.

5.La nueva frontera… la sanitaria.

Además de la creación de nuevos protocolos de seguridad y sanitarios, la medición de la salud se llevará a cabo en tiempo real y demostrable. Los expertos del Future Trends Forum debatieron sobre estas cuestiones en la reunión sobre Salud Digital, a cuyo análisis puedes acceder aquí.

6.La revolución al revés, “mind the gap”.

Desde “El día después” apuntan a una brecha entre las generaciones digitales y los consejos de administración con la incorporación de perfiles digitales en las grandes corporaciones.

7.La esquizofrenia trabajo-casa se difumina. Desaparición de la dualidad vida profesional y personal.

Como se ha demostrado durante el periodo de confinamiento, se entremezcla el rol de trabajador y de miembro de una familia por el auge del teletrabajo, donde la transparencia y la honestidad se tornan fundamentales.

8.Giro hacia la antifragilidad como modelo.

Los instrumentos con los que contábamos han demostrado ser insuficientes para afrontar eventos inesperados. Se debe valorar la resiliencia frente a la super eficiencia.

9.Un mundo con menos movilidad de personas y más de cosas. Tú no vas a las cosas, las cosas vienen a ti.

“Consumo y movilidad correlacionan directamente; menos movilidad implica menos consumo.”

10.La duración indeterminada hace que mirar al futuro sea más incierto que nunca.

La velocidad y profundidad de todos estos cambios dependerán del tiempo que tardemos en volver a la normalidad.

“No obstante, no podemos quedarnos inmóviles, esto es una llamada a la urgencia. Ya no trabajamos para anteayer, si no que tenemos que planificar nuestra actividad intelectual para lo que va a llegar dentro de 6–9 meses.”

Puedes acceder al artículo completo “Decálogo para el mundo que viene” haciendo click aquí.

Artículos relacionados

Más en nuestra web