​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Lo que todavía está por ver es si las innovaciones que acompañan a estas disrupciones nos llevarán a una situación mejor o a una distopía.

El término disrupción transmite con gran precisión la idea de la destrucción del statu quo. Sin embargo, la disrupción puede suponer una mera demolición o la construcción de algo nuevo: depende de la calidad de las ideas en las que se cimiente. Una disrupción verdaderamente innovadora plantea una realidad alternativa que, según un conjunto de actores, podría y debería existir en el mundo.

La aparición de las tecnologías furtivas alteró el equilibro de poder durante la Guerra Fría, ya que desencadenó una nueva carrera armamentística que la Unión Soviética no podía permitirse. Se podría decir que la Guerra Fría sufrió una disrupción, pero ni los líderes estadounidenses ni los rusos tenían una idea clara o visionaria de cómo podía y debía ser la realidad posterior a la guerra. Por tanto, la disrupción de las tecnologías furtivas y otros avances, que pusieron fin a la Guerra Fría, no desembocó en una realidad nueva con su correspondiente dividendo de paz.

Puede que el mundo de hoy sea más seguro que el que existió de los años cincuenta a los ochenta, pero todavía hay muchos que añoran la simplicidad de la mentalidad de aquellos tiempos, del “nosotros contra ellos”. De igual modo, hay quien opina que nos iría mejor sin Facebook, Twitter, Uber o Airbnb.

Hace veinte años, las redes sociales y la economía colaborativa no eran pilares fundamentales de nuestra sociedad, pero quizá sí lo sean a partir de ahora. Lo que todavía está por ver es si las innovaciones que acompañan a estas disrupciones nos llevarán a una situación mejor o a una distopía.

Igual que en un acontecimiento deportivo, nos preguntamos cuánto falta para averiguar la respuesta. ¿Estamos en el primer set del partido, o en el último? Es difícil saberlo. Si la vida merece la pena, es en parte porque quienes vivamos muchos años podremos llegar a descubrirlo.

¿Quieres saber más sobre modelos de negocio disruptivos? Consulta la publicación del Future Trends Forum.

Más en nuestra web