​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

El uso de esta tecnología ha abierto un amplio abanico de modelos de negocio con los que muchas de las grandes compañías empiezan a experimentar.

Los drones o VANTs (Vehículos aéreos no tripulados) comenzaron siendo un juguete entre aficionados, pero ahora se han convertido en una herramienta para una amplia variedad de industrias que van desde la agricultura, el transporte o la defensa con usos militares. Los drones vigilan cultivos, vigilan el tráfico, localizan heridos, entregan paquetes a domicilio o localizan posiciones enemigas.

El uso de esta tecnología ha abierto un amplio abanico de modelos de negocio con los que muchas de las grandes compañías empiezan a experimentar. Por ejemplo, Amazon está realizando sus primeras pruebas piloto de su servicio Prime Air de entrega a domicilio con drones.

Tal es el desarrollo de la utilización de drones para el servicio de reparto, que el informe The Drone Delivery Report: Opportunities and challenges for retailers at the frontier of delivery de Business Insider (2017) confirma el futuro para las empresas de logística y transporte a domicilio que usen esta tecnología. En este informe, se habla de las ventajas que presenta y también de los inconvenientes, como por ejemplo, la perdida de empelo entre repartidores o los problemas de privacidad.

En todo caso, el uso de los drones tiene obstáculos técnicos (cómo el uso de cámaras para identificar las casas donde entregar los paquetes) y sobretodo, retos regulatorios. Los drones necesitan una legislación, no sólo para su uso recreativo, sino para su uso comercial o industrial.

El pasado mes de marzo, el ministerio de Fomento de España presentó el Plan Estratégico para el desarrollo del sector civil de los Drones en España 2018-2021, donde, según sus cálculos, se prevé que el sector tendrá más de 50.000 drones en funcionamiento, generando 1.200 millones de € de volumen de negocio y creando más de 10.000 puestos de trabajo.

Para el desarrollo de este sector, este plan estratégico se articuló en 4 ejes principales:

  • Implantación y desarrollo de un marco normativo, con foco en la seguridad aérea, la protección de las comunicaciones y de los derechos individuales y la protección de datos.
  • Impulso al desarrollo empresarial y a la I+D+i del sector.
  • Divulgación del sector.
  • Coordinación entre administraciones que permita el desarrollo del sector y su regulación.

Más en nuestra web