​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Son mensajes muchas veces subliminales, pero bien establecidos en el imaginario colectivo. Tanto, que a veces no nos damos cuenta de que estamos cometiendo esa forma de discriminación.

Machismo, racismo y clasismo son términos cuyo significado no se le escapa a nadie. Se trata de la discriminación por género, raza o clase social y casi nadie niega que se trata de tres lacras contras las que luchar y en las que más o menos están involucrados gobiernos y otras instituciones.

Sin embargo, la cosa cambia al hablar de edadismo. Es fácil que mucha gente ni siquiera reconozca el término (una traducción del más reconocible en inglés ageism), pero se trata de una discriminación que puede afectar a más gente que ninguna otra, por la sencilla razón de que se dirige a las personas mayores, con independencia de su raza, genero y clase social; es decir, a todos los que llegan a una determinada edad, ni siquiera muy bien establecida.

La lucha contra el edadismo tiene también activistas, aunque mucho menos visibles que los que pelean el resto de formas de discriminación. Una de las más activas es Ashton Applewhite, experta del Future Trends Forum y autora de This Chair Rocks: A Manifesto Against Ageism, un libro publicado en 2016 y aún no traducido al castellano. Su tesis principal es que, desde que somos pequeños, recibimos mensajes claros sobre lo triste que es ser un anciano. Las arrugas es algo de lo que avergonzarse y que hay que evitar y tapar con todo tipo de cosméticos, los mayores no pueden salir y divertirse y, si lo hacen, ha de ser entre ellos, sin mezclarse con el resto de la población.

Son mensajes muchas veces subliminales, pero bien establecidos en el imaginario colectivo. Tanto, que a veces no nos damos cuenta de que estamos cometiendo esa forma de discriminación, como se demuestra en la página asociada al libro de Applewhite, que cuenta con una interesante sección titulada: “¿Es esto edadismo?”. En ella podemos ver ejemplos de tuits que parecerían edadistas y no lo son y de anuncios supuestamente dirigidos a la población mayor que son totalmente discriminativos. En definitiva, un área sobre la que hay que trabajar en esta nueva sociedad.

Artículos relacionados

Más en nuestra web