​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

La iniciativa ICE Cubes promueve el diseño de un cubo experimental de 10x10x10 que será enviado al espacio

“En tan solo un año puedes hacer que un experimento que hayas diseñado suba a bordo de la Estación Espacial Internacional” (ISS, por sus siglas en inglés). Es la premisa con la que la iniciativa ICE Cubes invita a participar en ella. Se trata de una propuesta de educación innovadora en el ámbito de las ciencias que recoge la comunidad europea SCIENTIX.

¿En qué consiste ICE Cubes? La iniciativa promueve el diseño de un cubo experimental de 10x10x10 que será enviado al espacio. ICE Cubes se encarga de la certificación de vuelo, el lanzamiento y las operaciones en órbita. Se trata de un servicio creado por Space Applications Services “para ofrecer un acceso frecuente, rápido, sencillo, económico y directo a la ISS a partir de 2018”.

“Este servicio facilita unas instalaciones ubicadas en el módulo europeo Columbus de la ISS, capaces de alojar 20 cubos. Cada cubo funciona nada más conectarse al sistema. También se pueden unir varios para disponer de más volumen y ahorrar costes. Las piezas internas del cubo se pueden crear a partir de piezas comerciales específicas (COTS), fáciles de adquirir y relativamente económicas”, señalan desde ICE Cubes.

Las facilidades que ICE Cubes ofrece son:

  1. Guía de desarrollo de hardware para entornos espaciales.
  2. Pruebas de disponibilidad de vuelo, con el fin de sobrevivir al lanzamiento y cumplir con las especificaciones de la Estación Espacial Internacional (ESA).
  3. Pruebas de interfaz para poder seguir y controlar el cubo en tiempo real.
  4. Certificación para entrar en la ESA.
  5. Planificación del lanzamiento, incluidos todos los trámites necesarios.
  6. Instalación a bordo por parte de un miembro de la tripulación.

De este modo, el usuario diseña el cubo en la Tierra y, una vez que este se instala en la ISS, se puede controlar online totalmente y en tiempo real desde la ubicación donde este se encuentre. El tiempo de permanencia puede ser de hasta cuatro meses, o incluso más si el proyecto así lo requiere.

ICE Cubes Service se ofrece como plataforma de apoyo para diversos proyectos. Pueden emplear el servicio organizaciones externas o profesores y centros de formación que deseen organizar por su cuenta proyectos educativos en entornos de microgravedad.

No te pierdas otras iniciativas de educación innovadora haciendo click aquí.

Artículos relacionados

Más en nuestra web