​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

A sus 55 años, Aubrey de Grey considera que no es en absoluto una locura afirmar que el ser humano pueda en un futuro llegar a ser inmortal.

Varios aspectos diferencian a un científico serio de un charlatán, pero esto no quita para que muchos de los primeros no hayan sido confundidos con los segundos en algún punto de sus carreras. Es probable que hay quien mire con esos ojos a uno de los participantes en el Future Trends Forum sobre longevidad, un científico cuyo aspecto llama casi tanto la atención como las teorías que no se cansa de repetir ante la mirada de incertidumbre de la audiencia. Se trata del británico Aubrey de Grey que, a sus 55 años, considera que no es en absoluto una locura afirmar que el ser humano pueda en un futuro llegar a ser inmortal.

Como buen científico, de Grey no asegura nada y habla en todo momento de hipótesis. Para estudiar esta posibilidad, para él certera, huyó de la academia tradicional y creó una fundación ad hoc, SENS Research Foundation, y desde allí lleva a cabo estudios científicos que no están centrados en enfermedades concretas asociadas a la vejez, como el cáncer o el alzhéimer, sino en el propio envejecimiento como enemigo a combatir.

Su tesis -que comparte con todo un equipo de científicos e investigadores, aunque él es probablemente la cara más visible de todos ellos- es relativamente sencilla: si las patologías que hacen no sólo que nuestra esperanza de vida se limite -en la actualidad- a algo más de 80 años están asociadas al envejecimiento y la medicina consigue evitar o retrasar al máximo dicho proceso -que él compara a la acumulación de óxido en un coche-, esas mismas enfermedades que nos matan hoy no nos matarán cuando esto se logre.

En la siguiente entrevista, el propio Aubrey de Grey explica brevemente su tesis:

 

De Grey lucha porque su visión no se equipare a la ciencia ficción y lo hacen por su convencimiento de que esta imagen daña sus investigaciones y, sobre todo, evita que se financien. Porque este doctor en Biología tiene muy claro que investigar en la ‘cura’ del envejecimiento es hacerlo contra corriente y, por tanto, cuesta más dinero que hacerlo en otras áreas. Mientras algunos le miran arqueando las cejas, pero ninguno se atreve a negarle la entrada a foros científicos del máximo nivel, todos, en secreto, deseamos que sus tesis triunfen. Y que estemos a tiempo de verlo.

Si quieres saber más sobre longevidad,
visita la web de la fundación.

Más en nuestra web