Avanzar de manera estratégica hacia un sistema laboral más justo, inclusivo y resiliente: La propuesta de Albert Cañigueral en su nuevo libro. Una manera de conocer cuál será el futuro del trabajo.

Con motivo del lanzamiento de su nuevo libro, “EL TRABAJO YA NO ES LO QUE ERA”, el experto del Future Trends Forum de la Fundación Innovación Bankinter, Albert Cañigueral, ha charlado con nosotros sobre su visión sobre el futuro del trabajo.

En su libro, Albert nos apunta siete ideas estratégicas que permitirían que el trabajo del futuro no apunte a horizontes distópicos sino a horizontes positivos y alcanzables. Es lo que él denomina las “siete utopías para realistas”. 

Siete ideas estratégicas sobre el futuro del trabajo

1.- Un nuevo lenguaje para denominar el trabajo

El lenguaje es lo que nos limita y a la vez nos permite imaginar futuros posibles, así que Albert Cañigueral propone una nueva taxonomía y nos abre a nuevos conceptos para denominar el trabajo y las relaciones laborales.

Toma prestada la idea del también experto del Future Trends Forum, Esko Kilpi, tristemente fallecido hace escasos meses, de que “trabajar es resolver los problemas de otras personas”. Es una definición tranquilizadora: los humanos siempre tendremos problemas, así que siempre habrá trabajo por hacer.

2.- Aceptar y disfrutar la diversidad

Es fundamental intentar quitarse los prejuicios para explorar las nuevas formas de trabajo. La mayor longevidad, los nuevos modelos sociales, la automatización y las nuevas formas de colaboración apuntan a un futuro donde el trabajo sea una amalgama de actividades y de modelos contractuales, que se entremezcla con la formación continua, el ocio y los servicios sociales.

3.- Los futuros son colectivos y los colectivos son el futuro

Para Albert Cañigueral, la solución a los problemas de las nuevas formas de trabajar (aislamiento, inestabilidad e inseguridad, estrés, menor protección social, etc.) está en la unión de los trabajadores independientes, que denomina colectivos de independientes o tribus laborales.

4.- Buen trabajo y buenas empresas

Parafraseando a Jeff Bezos, CEO de Amazon, Albert se hace la pregunta de “¿qué no va a cambiar en los próximos 10-20 años?”. La respuesta es clara: la gente seguirá deseando buenos trabajos, que sólo es posible desde buenas empresas u organizaciones.

Las personas deben tener oportunidades en los empleos del futuro que les permitan su desarrollo personal y profesional, desde organizaciones responsables que forman parte de un ecosistema con un propósito superior orientado al bien común de la sociedad y del planeta, dice Albert Cañigueral.

5.- Con derechos garantizados por ser, no por hacer

Se necesita un nuevo contrato social. Como escibió Joaquín Estefanía, periodista, economista y escritor, “el objetivo del mismo debería condensarse en la extensión de la democracia en una doble dirección: ampliar el perímetro de quienes participan en tomar las decisiones (ciudadanía política y civil) y extender el ámbito de decisión a los derechos económicos y sociales (ciudadanía económica) que determinan el bienestar ciudadano”. En este nuevo contrato social, los ciudadanos tienen que tener garantizados derechos para el acceso al sistema sanitario, a la formación permanente y a ingresos que garanticen su seguridad económica. En este sentido, José García-Montalvo, en el webinar sobre Impacto del COVID-19 en la economía y el ámbito laboral, en el que participó junto a Albert, se mostraba partidario de la renta básica (o ingreso universal), propuesta en su día por Milton Friedman.

6.- Tecnología mejor para un mundo mejor

“Nuestra habilidad para inventar nuevos productos y servicios sobrepasa de largo nuestra capacidad de civilizarlos”, dice Albert Cañigueral. La clave está en usar las innovaciones y las nuevas tecnologías de forma ética, responsable y triplemente sostenible (en lo social, en lo económico y en lo medioambiental). Esto sólo se puede conseguir con regulaciones y leyes adecuadas.

7.- Trabajo bajo en carbono

Volviendo a la idea de la triple sostenibilidad, que se defiende cada vez en más ámbitos, como puede ser el sector agroalimentario, el vector de la sostenibilidad medioambiental cobra la misma importancia que la sostenibilidad económica y que la sostenibilidad social en el diseño del futuro del trabajo.

El título de la idea es auto explicativo y potente. Es, en sí, una idea fuerza, como las otras seis “utopías para realistas” que hemos apuntado.

En definitiva, para los grandes retos que se presentan respecto al trabajo, existen soluciones que deben venir de la innovación colectiva y social. Estaremos atentos al progreso de las ideas e iniciativas alrededor del futuro del trabajo. O, como prefiere decir Albert, de los empleos del futuro. En plural. “Si sólo existiera uno predeterminado e ineludible no sería necesario diseñarlo ni debatirlo”.

Si te interesa lo que te hemos contado, y quieres profundizar, aquí tienes disponible el libro de Albert Cañigueral sobre el futuro del trabajo. EL TRABAJO YA NO ES LO QUE ERA:  nuevas formas de trabajar, otra manera de vivir.

¡No dejes de visitar nuestro blog! ¡En breve podrás ver la entrevista con Albert!