​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Ningún mercado es intocable, ni mucho menos el tuyo. Si no quieres perder comba, atento a estas señales.

Imagínate que hace 15 años hubieses tenido una inmobiliaria. ¿Te habrías planteado la irrupción de airbnb? O si tuvieses un taxi, ¿habrías pensado en Uber? O si tuvieses un videoclub, ¿habrías pensado en las webs de enlaces a descargas o en los Netflix de turno? Parece imposible de prever, evidentemente.

La innovación disruptiva era poco frecuente hasta la irrupción de los últimos desarrollos tecnológicos. Esta innovación está creando nuevos modelos de negocio disruptivos como la digitalización, la economía de plataforma, la economía colaborativa, modelos descentralizados o modelos pop-up, que están cambiándolo todo. En la reunión del Future Trends Forum, el think tank de la Fundación Innovación Bankinter, los expertos analizaron los últimos desarrollos tecnológicos, los modelos de negocio resultantes y su impacto socioeconómico. Haz click aquí para saber más sobre "Modelos de Negocio Disruptivos".

La experiencia nos ha demostrado que, con el paso del tiempo, ningún sector es inmutable, ni siquiera los más regulados o los que parecían tener menos demanda. Porque ya hemos puesto algunos ejemplos, pero podríamos poner más. La compraventa de artículos de segunda mano ha existido siempre, pero ¿qué pensarían muchos comercios tradicionales cuando viesen la explosión de eBay o, tiempo después, de Wallapop? La cosa parece clara: cualquier mercado, por oculto desconocido o incluso inexistente que parezca, puede incidir de manera brutal en tu sector. Además, si eres una startup seguramente pienses que precisamente tú estás en el otro lado, en el de los disruptores, pero eso no siempre será así: antes o después llegará alguien que hará que tu compañía se quede obsoleta o desactualizada.

¿Cómo detectar un mercado oculto?

¿Es tu startup susceptible de ser devorado por un mercado oculto? Aquí van algunas claves que te ayudarán a identificar los posibles riesgos:

1. Sector desregulado o poco regulado

Imagina que el sector en el que ha crecido tu startup no tiene una gran regulación. Total, nunca ha habido mucha demanda ni mucha oferta, así que los legisladores aún no han actuado. Eso es principio puede suponer una ventaja para ti, pero también un problema, sobre todo si llega otro competidor que introduce cierta disrupción y cambia por completo las pequeñas reglas con las que estabais jugando todos hasta ese momento. Llegado el caso, te tocará luchar.

2. Sector ultrarregulado

Sí, también puede pasar justo lo contrario: que trabajes en un sector muy regulado, que apenas haya cambiado en las últimas décadas y que, por tanto, exista la sensación de ser un mercado demasiado protegido. En ese caso, como llegue un competidor disruptivo te habrás metido en problemas. Porque puede que inicies una batalla legal e incluso puede que la ganes, pero el daño ya estará hecho (y quizá para siempre). Fíjate, si no, en el sector del taxi.

3. Sector nuevo

Piensa por un momento en las plataformas de streaming de contenidos. No es que hayan cambiado un sector, es que directamente se lo han inventado, se lo han sacado de la manga. Si tu mercado tiene muchos años y consideras que no ha evolucionado demasiado, de nuevo podrías estar en peligro.

¿Cómo reaccionar ante un mercado oculto?

Si tu sector se ve afectado por el surgimiento de un mercado oculto, tranquilo, aún tienes opciones de subsistir o incluso de subirte precisamente a esa ola:

1. Intégralo

Si no puedes con tu enemigo… únete a él. Sobre todo si ves que tu clientela se está marchando, márchate con ella, pivota en tu modelo de negocio y haz que evolucione hasta esa última tendencia. Si tus clientes confiaron en ti en tu anterior etapa, también podrán hacerlo en esta. Fíjate, si no, en cómo los cines de la familia Tous vieron venir el sector del streaming y acabaron montando Filmin.

2. Haz tu propia marca

Imagina que tu sector aún sigue teniendo tirón, pero no puedes dejar de mirar, con el rabillo del ojo, a ese nuevo mercado que empieza a pisarte los talones. Pues bien, métete dentro de él y compite con el resto. Y si crees que eso puede perjudicar a tu marca tradicional, hazlo con una nueva. ¿Sabes a quién pertenecía SeeatWave, uno de los mayores portales de reventa de entradas? A Ticketmaster. Pues eso.

3. Ofrece valor añadido

Esta opción es más intangible, pero puede ser también válida. Si tus clientes están acudiendo a esa alternativa que les hace más fácil la vida, compite en esa facilidad. Piensa en las plataformas de streaming, que, como cada vez hay más players, han provocado que la piratería online vuelva a crecer. Ahora bien, piensa en tu usuario: si haces las cosas bien, ¿qué va a preferir, seguir bajándose cosas de webs dudosas que pueden llenarle el ordenador de virus o pagar 10 euros al mes por un servicio cómodo y seguro?

 

pacto de socios startup

Más en nuestra web