​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 15 Oct 2018

Embudo de conversión: qué es y por qué es esencial para tu startup

No olvides este concepto, porque si no lo aplicas bien podría salirte muy caro.

Hay conceptos que, para una startup, resultan imprescindibles. Uno de ellos es el funnel o embudo de conversión, que acaba siendo esencial, sobre todo, en el caso de los portales de comercio electrónico.

Y ojo, porque muchas startups se lanzan a la carrera de vender pero no tienen en cuenta el funnel, lo cual, en caso de salirles mal, podría provocar una importante pérdida de dinero. Pero vayamos por partes.

¿Qué es el embudo de conversión?

El embudo de conversión es la serie de pasos que da un usuario desde que captas su atención hasta que realiza la acción que quieres que lleve a cabo: hacer una compra, registrarse, compartir un contenido, suscribirse a una serie de ofertas… siempre dependerá del objetivo que te hayas marcado con él.

Vamos a hacer un ejemplo con un ecommerce. Imaginemos que tu startup de comercio electrónico ha puesto una publicidad que al usuario en cuestión le ha salido en Facebook y pincha en ella. En este caso, y si tu ecommerce pretende realizar una venta, los pasos del embudo serían los siguientes:

  1. Entrar a la web. Vale, el usuario ya está en la web, veamos qué hace ahora: lo ideal, desde tu punto de vista, sería que como poco haga scroll y se dé una vuelta por ahí.
  2. Pinchar en un producto. Vaya, parece que hay un producto que le ha llamado la atención, así que ha pinchado en él. ¿Le gustará? ¿Estará varios segundos en la página (señal de que le está interesado)? Esperemos que sí.
  3. Añadir al carrito. Pues parece que sí le interesaba, sí. Sin embargo, añadir un producto al carrito no es el último paso, ni mucho menos, sobre todo si tenemos en cuenta que, si quieres que pase más tiempo en tu web, le habrás puesto más grande el botón de ‘Sigue comprando’ que el de ‘Finalizar pedido’. Y parece difícil de creer, pero lo cierto es que, después de todo este trayecto, muchos usuarios se marchan.
  4. Compra. ¡Victoria! Al usuario le ha interesado tanto su producto que ha acabado pagando por él. Por suerte, tu estrategia de cazarlo en Facebook ha salido a pedir de boca.

¿Qué ventajas tiene el funnel?

Independientemente del resultado, haya compra o no, el funnel nos permite analizar el proceso y sacar conclusiones muy valiosas:

  • ¿Ha ido mal algún proceso? Una vez que hayas conseguido a 100 o 200 usuarios podrás hacer un análisis de los procesos: ¿en cuál se han ‘caído’ más usuarios? Si casi todos añadieron un producto al carrito pero luego no lo pagaron, ¿no deberías renunciar a que amplíe la compra y, en cambio, poner más grande el botón de ‘Finalizar pedido?
  • ¿Qué hay que mejorar? Si tienes un proceso en el que el porcentaje de caídas es mayoritario, ¿qué puedes hacer para remediarlo? ¿Es una cuestión de que no les interesa el producto? ¿O quizá has fallado en algo? ¿El diseño es claro? ¿Has colocado bien el ‘call to action’?
  • Medir ganancias y pérdidas. Medir el embudo de conversión también te hará tener tus cuentas ordenadas, ya que lo más probable es que hayas pagado por captar  esa primera atención, así que tendrás que evaluar si el ingreso que te llega de los usuarios que compran está por encima del dinero que te has gastado hasta el momento.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Ciudades disruptivas

    Esta tendencia analiza la evolución de las ciudades en la próxima década, convirtiéndose en ciudades inteligentes y disruptivas.

  • Tamar Lifshitz
    Tamar Lifshitz

    Co Fundadora y Manager General en Elevator MED