​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Iniciar un proyecto de startups lleva aparejado algunos costes y sacrificios. En algunos casos es más sencillo si se empieza desde casa. Esto supone algunas ventajas, pero hay también algunos inconvenientes.

En ocasiones, los grandes proyectos nacen de pequeñas ideas que podemos desarrollar desde casa. Algo que es más común en los últimos tiempos, en los que el coronavirus nos ha obligado a estar encerrados en nuestros hogares. Según algunas investigaciones, más del 50% de nuevas startups comienzan aquí.

Es evidente que emprender desde casa tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. Entre los primeros, por ejemplo, podemos señalar que hacerlo así permite mantener otra actividad o empleo mientras damos los primeros pasos, que la inversión es menor o que facilita la conciliación. Entre los inconvenientes, la dificultad para encontrar un equilibrio entre trabajo y vida personal puede ser uno de los más importantes.

En cualquier caso, es una opción a tener en cuenta para quienes quieren lanzarse a crear una startup. Por eso, aquí te contamos cómo ponerte manos a la obra.

Averigua tus talentos y desarrolla tus habilidades

La diferencia entre habilidades y talentos es que las habilidades son activas y los talentos pasivos. Es decir, el talento en algo es algo casi innato, en cambio, las habilidades se consiguen con práctica y experiencia.

Ser capaces de combinar atributos como la motivación, la perseverancia, la autosuficiencia, la iniciativa y la capacidad para lidiar con la incertidumbre con una buenas y cuidadas habilidades, como dirigir bien un equipo, ofrecer un buen servicio a los clientes o tener dotes de negociación, es el primer paso para avanzar hacia el éxito.

 

Conviértelos en ideas de negocio que sean viables

Hecho lo anterior, es necesario desarrollar una idea de negocio acorde que sea viable. Que sea viable significa que debe responder a tus habilidades, que tiene que ser una idea con posibilidad de desarrollo y que, al menos en sus primeros momentos, pueda llevarse a la práctica desde casa. En este último caso, si vives en una edificio, iniciar cualquier negocio que involucre una gran cantidad de clientes yendo y viniendo seguramente molestará a los vecinos. Por lo tanto, verifica tu lista de ideas y elimina cualquier idea comercial que no funcione como negocios desde el hogar.

 

Investiga el mercado

En este paso, primero debes intentar averiguar si existe una necesidad y, en consecuencia, un espacio para tu servicio o producto. Quizás, esta puede ser la parte más entretenida y con la que más puedes aprender sobre el sector, la industria, los competidores, los potenciales consumidores, o incluso, sobre tu propio producto. Al final de este paso, sabrás con certeza si debes iniciar un determinado negocio desde casa y cómo posicionarte para que resulte viable.

 

Define tu mercado objetivo

Cuando ya conoces cómo se mueve el sector y si existe un espacio para ti, es el momento de identificar tu mercado objetivo. Este concepto se refiere a un grupo particular de la población que es más probable que compre tu servicio o producto. Al realizar este paso, puede determinar si hay suficiente demanda para su negocio. Para definir el mercado para su negocio desde casa, puede asumir un enfoque de embudo y aplicar algunos filtros para concretar tanto como sea posible cúal es tu mercado.

 

Pon a prueba tu idea

Llegados a este punto, en el que conocer a tu público objetivo y a tus competidores, es el momento de ver si tu proyecto tiene el tirón que esperabas. Para hacerlo, puedes usar algunas de estas alternativas:

  • Presenta tu servicio o producto en una escala limitada. Puede vender su producto o servicio a un grupo relativamente pequeño de personas buscando ferias comerciales, festivales y otros tipos de eventos.
  • Ofrece una muestra de tu producto o servicio gratis. Esto te permitirá saber si a la gente le interesa, además de ayudarte a adquirir una buena experiencia y desarrollar tu cartera.
  • Influencers. Vende tu producto a un influencer y ponlo frente a una audiencia grande y receptiva. Estas personas tienen una gran audiencia.

Si tu idea falla en esta etapa, mejor que fallar después de invertir mucho dinero. Además, en este punto podrás dar algún paso atrás para evaluar los errores, pensar cómo mejorar y volver a lanzarte.

 

Estima el presupuesto

Si tu idea ha tenido buen recibimiento, es necesario comenzar a hablar de dinero para lanzar tu startup. Los costes y las inversiones dependenrán del sector y de la naturaleza del proyecto. Sin embargo, en un proyecto que lanzamos desde casa, conseguiremos reducir una partida muy importante, como el destinado al alquiler o compra de un espacio o instalaciones. En este caso, por tanto, es probable que una de las mayores inversiones deba ser la destinada al marketing para darte a conocer.

Con todos estos pasos, estarás en disposición de lanzar tu proyecto desde casa. Eso sí, no olvides la importancia de la financiación. Es cierto que en muchos de ellos, quienes emprenden tiran de ahorros propios o de la ayuda del entorno más cercano. Pero estas son solo algunas de las fórmulas para emprender desde casa. Recuerda que existen muchas otras que pueden adaptarse a lo que realmente necesitas.

Artículos relacionados

Más en nuestra web