Emprendedores 12 Nov 2020

Business angel o capitalistas de riesgo: estas son las principales diferencias

Buscar inversiones para una startup es tan necesario como, en ocasiones, difícil. Las figuras que existen en el universo inversor son muy variadas, pero hay dos que tienen un especial protagonismo.

Cuando se quiere encontrar inversión para poner en marcha o consolidar una startup, hay varias opciones que pueden tenerse en cuenta. Entre ellos podemos encontrar dos figuras bien conocidas: los business angel y los capitalistas de riesgo.

En este marco, una pregunta que es lícito plantear es: ¿Cuáles son mejores para nuestro proyecto? Por eso, queremos aportar algo de luz sobre esta pregunta, señalando las principales diferencias.

En ambos casos se trata de inversores que tiene una buena cantidad de capital para invertir, que tiene como principal interés inyectar financiación en proyectos nuevos.

En esta línea, los business angel son inversores individuales con dinero extra para invertir en una empresa. Su naturaleza puede ser muy diversa, desde amigos, familiares o personas más o menos cercanas.

En cambio, el capital riesgo se configura como una empresa que tiene capitalistas de riesgo individuales. Invierten el dinero de otros inversores en las nuevas empresas de alto riesgo con el potencial de crecer y adquirir participación de mercado. Son sociedades de capital riesgo.

En ambos tipos de inversores asumen un riesgo calculado y esperan un alto rendimiento de la inversión realizada.

La cantidad de la inversión. La primera diferencia entre los inversores ángeles y los capitalistas de riesgo es la cantidad de inversión. Según algunas estimaciones, una inversión promedio realizada por inversores ángeles oscila entre los 200.000 y los 300.000 dólares. En cambio, los capitalistas de riesgo suelen ir más allá, con estimaciones que rondan el millón de dólares.

Esta diferencia es bastante significativa, en especial para optar por el que se ajuste al propósito que se persigue y a la naturaleza del proyecto. Los capitalistas de riesgo son la opción más interesante para aquellas nuevas empresas que incluyen grandes configuraciones y costos iniciales, con un importante potencial de ampliación. En cambio, los business angels resultan especialmente atractivos para empresas pequeñas con reducidos costos de inicio.

El retorno esperado. Otra diferencia importante entre los inversores ángeles y los capitalistas de riesgo es la tasa de rendimiento que espera cada inversor. En promedio, un capitalista de riesgo espera un rendimiento del 35-40% de la inversión. El rendimiento promedio de la inversión esperada por el inversionista ángel varía entre el 5% y el 25%.

El rol y la implicación. Esta es, probablemente, una de las mayores diferencias. Los business angel son individuos que buscan un lugar para invertir un excedente de su capital personal. A cambio, piden una participación accionaria en la empresa. El riesgo inherente de pérdida es mayor y el inversor nunca estará dispuesto a invertir en los propietarios de la startup, que no están dispuestos a ceder una parte de su propiedad.

En cambio, los capitalistas de riesgo no son inversores individuales sino que son empresas que proporcionan financiación a las diferentes startups que van desde una startup de alimentos hasta una empresa de alta tecnología. Los capitalistas de riesgo son un grupo de inversores profesionales que invierten en empresas.

Motivación de la inversión. La mayoría de los business angel solo hacen su inversión, sin inmiscuirse demasiado o implicarse en otros asuntos del proyecto. Eso no significa que no pueda aportar, si se requiere, conocimientos y experiencia. Sin embargo, pueden darte consejos si buscas alguno. En cierta forma, se puede resumir en que su participación depende de la naturaleza del negocio y de sus propios intereses personales.

Los capitalistas de riesgo, por el contrario, buscan productos fuertes con un enorme potencial de venta. No solo esto, antes de invertir, sino que también se aseguran de que la empresa tenga un equipo de gestión capaz y que el producto o servicio tenga una ventaja competitiva. Con su implicación, pueden proporcionar un enfoque estratégico, ayuda en la alta dirección, oportunidades de expansión a gran escala y orientación empresarial durante todo el proceso.

Especialización. Por un lado, un inversor angel suele estar especializados en financiar las startups en sus primeras etapas o desarrollo técnico tardío o el costo de ingresar al mercado. Por eso, los montos de las inversiones realizadas por ellos suelen ser inferiores. Aún así, son suficientes para marcar la diferencia en una startup que aún no ha comenzado.

Por otro lado, los capitalistas de riesgo están dispuestos a invertir en inversiones en etapa inicial, así como en empresas desarrolladas. Su enfoque de inversión depende de la industria en la que trabajan. Ya sea que se trate de una startup con promesas convincentes y potencial para crecer o una empresa desarrollada con una trayectoria comprobada de éxito y crecimiento, el capital de riesgo estará dispuesto a invertir en tal empresa.

En cualquier caso, si el objetivo es contactar y conseguir el apoyo de una de estas dos figuras, es importante hacer las cosas bien. Por eso, es necesario tener en cuenta algunos factores que pueden conducir al éxito o al fracaso, como tener claro el discurso, qué vamos a decir, para convencerles de nuestra intención. También es importante conocer bien la industria, el sector y el propio proyecto.

Artículos relacionados

Más en nuestra web