​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 18 May 2020

Cuatro verdades que debes de saber si quieres emprender… y que no querrás escuchar

Ver ejemplos de startups que se han establecido en el mercado con éxito, sin duda motiva a quienes están emprendiendo. Para llegar ahí será necesario escuchar alguna de estas verdades.

Sin lugar a dudas, y todos aquellos que lo han hecho pueden acreditarlo, emprender es una de las experiencias más enriquecedoras que existen, tanto a nivel personal como profesional. Pero a lo largo del camino tendrá que ir resolviendo las mil y una cuestiones de todo tipo que le asaltarán. ¿Por qué me atrevo a tomar todos estos riesgos? ¿No será mejor conformarse con el ingreso mensual y una vida monótona? Las respuestas a estas preguntas dependerán de la personalidad de cada uno. De lo que no tenemos la más mínima duda es de que valdrá la pena apostar por tu propio proyecto, luchar por tu idea y ver cómo se convierte en tu modo de vida aquella oportunidad que un día detectaste.

Al final, para ser emprendedor solo hace falta tomar la decisión. Si ya estás en el punto de no retorno, o estás a un paso de emprender tu camino en busca de tu sueño, será recomendable que repases aquellas verdades que muy pocos suelen contar, pero que estarán presentes en cada paso que des. Toma nota de estos consejos, que en algún momento de tu viaje a la autonomía tendrás que recurrir a ellos.

1. La regla de los 1000 días

Esta regla es bien sencilla: tardarás 1000 días en alcanzar un nivel de bienestar en tu vida superior al que te garantizaba trabajar para terceros. Es decir, tardarás cerca de tres años de tu vida en volver a tener las comodidades que tenías cuando no eras el jefe, en volver a decidir cuándo puedes tomarte vacaciones… En definitiva, tres años deberán pasar hasta que tomes nuevamente las riendas de tu vida y de tu tiempo. Pero que no decaiga el optimismo, que 1000 días dan para mucho.

Durante ese tiempo, atravesarás las cuatro etapas en las que divide esta regla Tim Ferris, el autor de la misma. Te darás cuenta que primero pasarás por el anhelo antes de llegar a la esperanza, y cuando la rutina se haya apoderado de tus jornadas, llegará un día en que llegue el amanecer. En cada una de esas fases tendrás que tomar decisiones de enorme calado: desde hacer los cálculos necesarios para ver cuánto margen de maniobra te permiten tus ahorros, hasta la búsqueda de clientes, pasando por el momento en que tengas que rodearte de personas que aporten ideas en la gestión de tu startup.

Si logras sobrevivir durante 1000 días en el puesto de CEO ya habrás superado un reto que no está al alcance de todos. Eso sí, olvídate de horarios y ten en cuenta que siempre sabrás a qué hora empieza tu jornada, pero nunca cuándo acaban.

2. No existe el éxito de la noche a la mañana

Uno de los aspectos más importantes en cualquier decisión que se tome es poder dosificar la paciencia. Y en el caso del emprendimiento más aún. Por esto mismo, y porque ya sabes que tienes 1000 días por delante para pelear, no debes olvidar en ningún momento que ‘no existe el éxito de la noche a la mañana’. Es importante saber que el proceso será largo y que mantener la constancia para luchar por tus metas será fundamental para asentar los sólidos cimientos sobre los que levantarás tu proyecto.

Casos como, por ejemplo, Amazon vienen a demostrar que la constancia y el tiempo son dos variables a tener en cuenta. La idea que surgió de la mente de Jeff Bezos y que comenzó a gestarse en una garaje de Seattle allá por 1995, tardó 25 años en convertirse en la empresa más valiosa del mundo. El camino más seguro para alcanzar el éxito como emprendedor es el de la constancia, solo de esta forma podrás desarrollar hábitos que aplicar en tu vida laboral y personal.

3. La libertad es imposible sin responsabilidad

Por suerte, nadie nos obliga a emprender. Desde nuestra libertad elegimos qué camino tomar. Pero siempre es importante ir en una dirección. Es muy tentadora la idea de poder ser nuestros propios jefes y tener total libertad de movimiento.

El motivo por el que muchas personas emprenden no es otro que ganar en libertad. Poder elegir a qué dedican su tiempo, seleccionar al equipo con el que trabajan, decidir si es el momento de invertir en nuevos proyectos, organizarse su propia jornada laboral… Sin embargo, hay quien descuida que todo ello trae consigo asumir una gran dosis de responsabilidad. Porque, como siempre recordaba un famoso personaje de cómics: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Cometer un fallo cuando trabajamos para otros puede tener ciertas consecuencias, desde una reprimenda del jefe hasta, en el peor de los casos, el despido. Pero al frente de una startup un desliz puede acarrear muy graves consecuencias. Una mala decisión en un proyecto puede provocar desde el despido de algún empleado hasta que el equipo tenga que renunciar a sus vacaciones. Por esto mismo, pese a lo atractiva que resulta la libertad, nunca debemos olvidar que implica asumir responsabilidades y riesgos en aquellos momentos que sea necesario.

4. El emprendimiento como crecimiento personal

Una regla de vida que resuena en la conciencia cuando algo no ha salido del todo bien es aquella que dice “de los errores de aprende”. ¿Qué sería de los niños que aprenden a caminar sin haberse caído una y otra vez? Es por ello que aceptar las derrotas y reconocer el fracaso puede ser uno de los aprendizajes más duros, pero que en el futuro agradecermos y nos fortalecerá.

El mayor viaje al crecimiento personal es aprender a través de los aciertos y los fallos. Ser emprendedor no te garantizará una vida feliz, pero sabrás que tanto en aquello en lo que aciertes de pleno como aquello en lo que metas la pata será una experiencia más que contar. Ya no te pueden echar de tu trabajo, pero si aprenderás la lección. El crecimiento es el resultado de ese camino de independencia, lleno de responsabilidad, paciencia y mucha constancia durante, el menos, 1000 días.

Si estás pensando en emprender, no te pierdas estos artículos en nuestro blog.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Innovación y Covid-19

    Recopilación de encuesta, webinars y recomendaciones de los expertos del Future Trends Forum sobre el impacto del Covid-19 en nuestra sociedad, y cómo la innovación se presenta como la oportunidad para afrontar esta crisis.

  • Cristina Garmendia
    Cristina Garmendia

    Directora en Fundacion Cotec